El Producto Interno Bruto (PIB) de España registró un decrecimiento trimestral del 0.5 por ciento en el primer trimestre de 2013, que es tres décimas menos negativa que la del cuarto trimestre de 2012, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En un comunicado, el organismo dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, precisó que en términos anuales, la tasa de crecimiento del PIB es del -2.0 por ciento, una décima menos que en el trimestre anterior.

Expuso que lo anterior "es consecuencia de una menor aportación de la demanda nacional al crecimiento agregado, compensada parcialmente por una contribución más positiva del sector exterior".

La demanda nacional tuvo una aportación de -4.9 puntos, que es dos décimas más negativa que la registrada en el cuarto trimestre de 2012 que fue de -4.7 puntos.

El gasto en consumo final de los hogares aumentó su decrecimiento, al pasar del -3.0 por ciento en el cuarto trimestre de 2012 al -3.9 por ciento en el primero de 2013, "como consecuencia de un empeoramiento en todos los grupos de consumo".

En demanda exterior, la contribución al PIB aumentó en una décima en este trimestre, al pasar de 2.8 al 2.9 puntos, "como consecuencia de un mayor crecimiento de las exportaciones, a pesar de que las importaciones han experimentado una ralentización de su ritmo de decrecimiento".

Las exportaciones de bienes y servicios aumentaron 1.3 puntos su crecimiento, pasando del 3.2 por ciento al 4.5 por ciento, mientras que las importaciones de bienes y servicios bajaron en tres décimas su ritmo de decrecimiento, al pasar del -5.4 por ciento al -5.1 por ciento.