Al participar en un debate urgente sobre "el deterioro de la situación de los derechos humanos en la República Árabe Siria y los recientes asesinatos en Al Qusayr", México reiteró su condena a las graves violaciones a las garantías y al derecho internacional humanitario cometidas por cualquier actor en Siria.

El Gobierno Federal, a través de la Misión Permanente de México ante los Organismos Internacionales con sede en Ginebra, Suiza, advirtió que cualquier evento que implique una escalada de violencia y ponga en riesgo la paz y seguridad de la región debe ser considerado por los distintos órganos del Sistema de Naciones Unidas de manera integral.

En su sitio en Internet, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) indicó que, en el debate efectuado en Ginebra, México consideró que el Consejo de Derechos Humanos debe seguir apoyando a la Comisión de Investigación a fin de que todas las violaciones sean documentadas y no queden impunes.

De esta forma, estimó que ante la ausencia de mayores fuentes de información sobre los hechos que se registran en la población siria de Al Qusayr los elementos proporcionados por la Alta Comisionada tienen que ser el referente para los miembros del consejo.

"El hecho de que tanto fuerzas gubernamentales y milicias afines, como los grupos armados de oposición, cometan graves violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario, son motivo de condena absoluta", refirió.

Explicó que el Consejo de Derechos Humanos debe enfatizar que todos los actores en un conflicto, sean gubernamentales, afines al régimen, fuerzas opositoras o rebeldes, combatientes externos o aquellos que de otro modo estén auxiliando a alguna de estas partes en el conflicto, tienen obligaciones bajo el derecho internacional humanitario.

La cancillería señaló que México expuso que ante todo deben abstenerse de cometer violaciones y de poner en riesgo a la población civil. "De no hacerlo, deben responder por los crímenes que cometan", concluyó.