Motorola Mobility, fabricante de electrónicos propiedad de Google, anunció hoy que producirá el primer teléfono inteligente dentro de Estados Unidos en una nueva planta en la comunidad de Fort Worth, Texas, que dará unos dos mil empleos.

Dennis Woodside, presidente y director general de Motorola Mobility, hizo el anuncio esta noche en la Conferencia "D: All Things Digital," que se efectúa en Ranchos Palos Verdes, en California.

Woodside aseguró que el teléfono "Moto X" será el primero inteligente manufacturado en Estados Unidos, lo que marca un cambio de estrategia dentro de la firma que hasta ahora había fabricado todos sus teléfonos en China.

Motorola se suma así a un pequeño, pero creciente movimiento de parte de algunas compañías para traer empleos de tecnología a Estados Unidos.

"Esto significa mucho para nosotros, ya que somos una empresa de fabricación estadunidense", dijo en un comunicado, Mark Randall, vicepresidente de producción de la firma.

"Volvemos a nuestras raíces en la innovación y ayudamos a traer empleos en la manufactura de la tecnología para los consumidores en Estados Unidos", dijo.

"El hecho es que más de 130 millones de personas en Estados Unidos están utilizando teléfonos inteligentes, pero hasta Moto X, ninguno de los teléfonos inteligentes se ha construido en Estados Unidos", expuso.

La planta en Fort Worth, que podría comenzar a operar a finales de este verano, será la única de fabricación de productos de Motorola en Estados Unidos, ratificó Randall.

La planta será operada por Flextronics, una empresa manufacturera con sede en Singapur.

El gobernador de Texas, Rick Perry, saludó el anuncio al señalar en un comunicado esta noche que la decisión es una gran noticia para nuestro creciente estado.

"Nuestra economía fuerte y saludable, construida sobre la base de los bajos impuestos, la regulación inteligente, sistema legal justo y mano de obra calificada, está atrayendo a empresas de todo el país y en todo el mundo que quieren ser parte del creciente éxito de Texas", dijo.