El presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), Mony de Swaan, señaló que el apagón analógico en Tijuana fue una transición positiva, al lograr una cobertura de 93 por ciento de los hogares de esa ciudad fronteriza.

Entrevistado tras la inauguración de la Expo Canitec, refirió que el órgano regulador estableció un umbral de 10 por ciento para este plan piloto, por lo que el 7.0 por ciento faltante en Tijuana forma parte de lo previsto por las autoridades para este cambio hacia las señales digitales.

"México tiene uno de los umbrales más grandes de éxito; esta transición nunca puede ser de ciento por ciento, no hay agente que lo haya logrado a nivel internacional", recordó el funcionario.

De Swaan indicó que trabajarán con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para atender a los hogares de esa ciudad de Baja California que aún no cuente con un decodificador.

Asimismo, el funcionario invitó a las personas que pueden adquirir un decodificador que lo hagan en las tiendas de autoservicio, mientras que las que no estén en condiciones por temas monetarios se acerquen a las ventanillas de la SCT para ser atendidas.

Recordó que la Cofetel no adquirió decodificadores ni los entregó de forma directa a un ciudadano, ya que se contrató un servicio de instalación y se contó con esquemas de supervisión, a fin de evitar manejos electorales.

Adelantó que la transición en otras ciudades del país dependerá de los recursos disponibles para el proyecto, pero si se mantiene este cambio se realizaría en cinco ciudades más, de las cuales Monterrey podría ser la siguiente.

Desde el primer minuto del pasado martes, empresas televisivas concluyeron las transmisiones analógicas de sus señales en esa ciudad fronteriza, para dar paso a la tecnología digital.