La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) hizo un exhorto a las autoridades del gobierno capitalino y de la delegación Álvaro Obregón para que se suspendan y se ordene la demolición de obras no autorizadas en la avenida San Jerónimo.

En el punto de acuerdo aprobado por la Diputación Permanente, se solicita suspender los trabajos de construcción en los predios de los números 386 y 390 de la citada avenida, pues a pesar de que se rechazó la modificación de uso de suelo, los desarrolladores inmobiliarios continuaron la construcción.

El asambleísta del Partido Acción Nacional (PAN), Gabriel Gómez del Campo, recordó que en noviembre de 2012, el pleno de la ALDF rechazó los dictámenes mediante los que se solicitaba el cambio de uso de suelo para permitir la construcción de dos edificios.

Por consiguiente, las obras fueron clausuradas, pero luego de dos semanas se retiraron los sellos y las obras continuaron, en contravención con las normas vigentes en materia de desarrollo urbano, por lo que se giraron diversos oficios a las autoridades para que las construcciones fueran suspendidas y clausuradas.

Detalló que los documentos se enviaron a los titulares de la delegación Álvaro Obregón, del Instituto de Verificación Administrativa, de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, y de la Procuraduría Ambiental y Ordenamiento Territorial, pero no se recibió respuesta satisfactoria.

En tribuna, Gómez del Campo expuso que "los desarrolladores y las autoridades se están burlando de nosotros (los diputados), ya que fue una decisión del pleno no autorizar el cambio de uso de suelo en los mencionados inmuebles".

Por ello, subrayó, "es nuestra obligación exigir que se respete el acuerdo del pleno y que se cumpla la ley, no podemos permitir que los intereses de los desarrolladores y de las autoridades, que han sido omisas ante una evidente violación, hagan que nuestro trabajo sea demeritado".

A su vez, el diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano de la ALDF, Carlos Hernández Mirón, dijo que no sólo se solicita la clausura inmediata o la suspensión de la obra, sino la demolición de las edificaciones.