Cuando tenía 18 años y estaba en la universidad, estudiando una carrera que no le gustaba, el escritor Armando Alanís leyó "El llano en llamas" de Juan Rulfo, lo cual despertó su interés por escribir cuentos, y sobre esas experiencias hablará en el ciclo "Guías Literarias".

La sesión correspondiente se llevará a cabo mañana por la noche en el Centro de Creación Literaria "Xavier Villaurrutia", donde Alanís compartirá con el público sus intereses e influencias literarias, informó el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

El autor añadió que cuando era estudiante estaba en auge el "boom latinoamericano" que lo acercó a Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Jorge Luis Borges, Juan Rulfo, Martín Luis Guzmán y Nellie Campobello.

Otros escritores que le influenciaron son Fiodor Dostoievski, León Tolstoi, Antón Chéjov, Franz Kafka y Jorge Ibargüengoitia.

Como escritor opinó que la literatura alimenta el espíritu y convierte a las personas en mejores seres humanos, ya que a través de las letras la gente tiene la oportunidad de ver otros mundos y aumentar su capacidad de análisis, sensibilidad y visión.

"La literatura es para mí como un vicio, como una necesidad que da sentido a mi vida. Como escritor uno aprende de otros a escribir; como lector, la lectura es parte importante para la formación humana y profesional", dijo.

Armando Alanís Canales nació en Saltillo, Coahuila (1956), es narrador y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Anáhuac y realizó estudios de posgrado en Filología hispánica en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Ha sido coordinador de talleres de cuento y novela en Saltillo, Coahuila, y Chilpancingo, Guerrero, y colaborador de diversas publicaciones de circulación nacional; en 2001 obtuvo la beca para creadores con experiencia otorgada por el Instituto Coahuilense de Cultura.

Actualmente es profesor-investigador de tiempo completo en la Academia de Creación Literaria de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Destacan sus publicaciones "La mirada de las vacas", "Fosa común", "Alma sin dueño", "La vitrina mágica" y "Las lágrimas del Centauro".