Ante las inconformidades generadas por el apagón analógico en Tijuana, el presidente Enrique Peña Nieto instruyó al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, a instalar una ventanilla de atención para resolver las necesidades de la población.

En el marco de la inauguración de la Expo Canitec 2013, innovación y liderazgo, el mandatario dijo que acelerarán la atención para que el ciento por ciento de los habitantes de esa ciudad "cuenten con el servicio adecuado, oportuno que debe prestar el servicio de la televisión".

Peña Nieto aseguró que 93 por ciento de los hogares de Tijuana, Baja California, que ya cuentan con un decodificador disfrutan de imágenes con una mejor resolución y fidelidad, y que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) trabajará para resolver las necesidades que han hecho sentir el siete por ciento restante.

"Vamos a trabajar para que demos una atención, pronta, inmediata", sostuvo el mandatario al reconocer que el llamado apagón analógico que inició la víspera ha provocado algunos incovenientes entre los usuarios.

Con esta medida, cuya primera etapa inició con el apagón de ocho canales en Tijuana por decisión de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), se transitará hacia la televisión digital, expuso.

El mandatario agregó que la digitalización de la televisión "permitirá aprovechar de mejor manera el espectro de forma que se puedan transmitir más canales de televisión y liberar espacio para aplicaciones de banda ancha".

Acompañado por el presidente del Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec), Alejandro Puente Córdoba, Peña Nieto recordó que si bien la transformación del sector de las telecomunicaciones conlleva beneficios también implica nuevas responsabilidades.

"Lograr que todos los mexicanos tengan acceso a las tecnologías de la información debe ser una responsabilidad compartida", dijo en el acto al que además del titular de la SCT acudió el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera.

El presidente Peña Nieto refirió que elevar y democratizar la productividad, así como lograr cobertura universal de banda ancha, son algunos de los objetivos que deben unir a los sectores público y privado.

En el encuentro reconoció que la reforma en telecomunicaciones beneficia a la industria del cable, y convocó a los industriales del sector a "asumir la parte que les corresponda" para que las tecnologías de la información y los servicios "lleguen a todos los mexicanos".

Peña Nieto aseveró que las telecomunicaciones se han convertido en un factor esencial para el desarrollo de México, tanto en el aspecto económico, en el de la ciencia, la tecnología y la innovación, como para difundir el conocimiento, la cultura o el entretenimiento.

Además recordó que la industria del cable está en franca expansión, pues las cifras indican que de 2004-2012 duplicó el números de suscriptores, y actualmente brinda servicios a 46 por ciento de los 13 millones de mexicanos que tienen acceso a la televisión restringida.

Abundó que también han logrado atender mediante la convergencia de servicios a 7.3 por ciento de las líneas telefónica fijas y cerca de 14 por ciento de los subscriptores de la banda ancha fija.