Pide PRI modificar la norma oficial sobre contaminantes

El PRI en la Cámara de Senadores solicitó a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) llevar a cabo las acciones necesarias, a fin de modificar la Norma Oficial Mexicana que establece los límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales.

El vicecoordinador del grupo del PRI, Miguel Romo Medina, alertó que en el país la situación de los recursos hídricos no es alentadora, pues de acuerdo a la Comisión Nacional del Agua pasó a tener una disponibilidad de 18 mil 035 metros cúbicos por habitante en 1980 a cuatro mil 416 metros cúbicos por habitante en 2007.

Indicó que, según datos del Programa Nacional Hídrico 2007-2012, en el centro y norte del país se tiene el 31 por ciento de la disponibilidad nacional, que concentra el 77 por ciento de la población.

"Situación que contrasta con la zona sureste, donde existe el 69 por ciento de la disponibilidad, y únicamente se ubica el 23 por ciento de la población, lo que demuestra que existe un notable desequilibrio en la distribución del agua, en relación con el crecimiento económico y poblacional", aseguró.

El representante de Aguascalientes precisó que la Norma 001-Semarnat-1996 establece los límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales y en aguas de bienes nacionales, al plantear términos, parámetros y substancias que deben ser consideradas para la protección de los recursos acuíferos en el país.

El Artículo 51 de la Ley Federal de Meteorología, explicó, impulsa la vigencia de dicha norma y de todas las existentes, al establecer la obligación de revisarla cada cinco años, a partir de su entrada en vigor.

Sin embargo, reveló, dicha norma no ha sido actualizada desde 2003 y se ha conservado sin modificaciones desde su aparición.

Por ello, resaltó que el agua es un recurso fundamental para la estabilidad, el progreso y el crecimiento de las naciones, por lo que es indispensable el saneamiento en condiciones equitativas, como componente esencial del disfrute de todos los derechos humanos.