Experto de UNAM dice en Yucatán que cambio climático es recurrente

El investigador del Departamento de Zoología del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Martínez Meyer, señaló que el calentamiento global "es un fenómeno recurrente, pues el último evento de esa magnitud fue hace 12 mil años".

De acuerdo con un comunicado de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), el especialista dijo que "el calentamiento global no es único, nos está tocando vivirlo ahora, pero si vemos hacia atrás nos daremos cuenta que es un fenómeno recurrente".

En la ceremonia de clausura del Diplomado en Manejo y Conservación de Recursos Naturales registrado hoy en el Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la UADY, indicó que "sin duda alguna ese fenómeno tiene muchas implicaciones para la vida de la humanidad y de los ecosistemas".

Martínez Meyer dictó su conferencia magistral "Cambio climático y áreas naturales protegidas: ¿para dónde nos hacemos?" ante académicos y estudiantes del campus de la UADY, incluidos 16 profesionales participantes del diplomado, todos expertos de áreas protegidas de 10 países de Latinoamérica y el Caribe.

Aclaró que "las razones del cambio climático hace 12 mil años fueron diferentes a las actuales donde el factor principal es la actividad de una sola especie, la nuestra, que dio pasó a la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, sobre todo bióxido de carbono".

"Hace 12 mil años los motivos se debieron a procesos naturales (calentamiento y enfriamiento que tenían que ver con la posición de la Tierra respecto de su eje de rotación)", refirió el ponente.

"Estamos empezando todavía el proceso de cambio climático. Pese a que la acumulación de gases se inició en la época industrial, el efecto se comenzó a sentir a partir del siglo pasado", anotó.

"Ahora y producto del fenómeno se señala un aumento de temperatura de 0.86 grados y las proyecciones señalan que fácilmente se incrementaría hasta en dos grados más al finalizar el presente siglo", abundó.

Advirtió que "la pregunta es cómo alterará este aumento de temperatura a la flora y a la fauna, pues todavía la bola de cristal no es tan transparente para tener una idea clara de las consecuencias pero si nos vamos al pasado y vemos los efectos de aquel entonces observaremos que los cambios fueron brutales".

"Las reservas se han concebido y decretado con una visión estática de la naturaleza pero resulta que con los cambios, las condiciones que normalmente se tienen en estos lugares ya no son favorables", añadió.