La escultura hoy tiene gran vitalidad: Xavier Mascaró

La escultura hoy tiene una gran vitalidad en el panorama contemporáneo y es a partir de las nuevas tecnologías que este tipo de arte retomó fuerza, aseguró hoy aquí el escultor español Xavier Mascaró.

Entrevistado a propósito de la exposición que presentará el 2 de julio en la Galería Hispánica Contemporánea en la colonia Roma, de esta ciudad, el autor de los "Guardianes de Hierro", señaló que en la actualidad son pocos los escultores que producen.

"El hecho de que haya pocos escultores tiene que ver con la producción, pues es menos directo que la pintura, aquí se está asociado a la función, a la preparación de moldes, es más costoso, largo y requiere de más tiempo.

"En general, la escultura requiere de más programación y producción que la pintura. Es un camino más difícil, largo y costoso y es una de las disciplinas artísticas, cuyas estrategias pasan más por la instalación", explicó.

Convencido de que la escultura es el motor de su inspiración, indicó que en su próxima muestra titulada "Obra Reciente" exhibirá entre 15 y 20 esculturas, "muchas de ellas, fruto de la fascinación que siento por la obra prehispánica".

Chamanes y diosas de la cultura de Colima, una máscara monumental en aluminio inspirada en diosas prehispánicas, perros Xoloitzcuintles y otras mascaras elaboradas en aluminio, forman parte de la obra que exhibirá.

Mascaró reiteró que una parte de su producción actual "muestra mi fascinación por la cultura mexicana, especialmente por la iconografía prehispánica, como son las máscaras mortuorias de mosaicos de jade mayas o la cerámica del Noroccidente de México".

Cuenta que decidió ser artista a la edad de 13 años, pues en aquel momento atravesó por una crisis de identidad.

"Deseaba dejar un rastro de mi paso, tuve una crisis a esa edad y pensé en dejar algo que sobreviva, comencé a pintar y me di cuenta que lo que necesitaba es que mi presencia fuera más física y no una ilusión.

"Y por eso pensé en las máscaras, porque son rostros y no rostros o bien, la representación de algo que ya no está o del personaje del cual se esconde el individuo y me interese esa presencia", señaló.

La máscara, ese "poderoso sujeto-objeto", es el protagonista de la obra actual de Mascaró, además de que le confiere una indudable uniformidad temática a su trabajo, de acuerdo con el crítico Francisco Carpio.

En estos rostros rituales, agregó Carpio, "podemos percibir ecos tan variados como los que rebotan a través de las paredes del tiempo, es decir, de la historia: arcaicas chinas, clásicas griegas, misteriosas y temibles japonesas o milenarias precolombinas".

En la exposición se podrán apreciar algunas esculturas de mediano y pequeño formato, que forman parte de la serie "Guardianes", que son una reminiscencia de las armaduras de los antiguos guerreros samurái y los caballeros medievales de Europa.

Parte de dicha serie, son las esculturas de gran formato, que fueron exhibidas en 2008 en los jardines del Palais Royal, de París o en el Paseo del Prado, de Madrid.

Las esculturas de "Guardianes" son, para su autor, una reflexión sobre el transcurso del tiempo y, al exponerlas a la intemperie, la lluvia, el sol y las condiciones atmosféricas continúan transformándolas y acaban por oxidarlas.

Xavier Mascaró, nacido en París en 1965, es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona en 1988, en la especialidad de pintura. En 1989 comienza a realizar sus primeros trabajos en bronce; seis años después el hierro se convierte en el protagonista de los materiales que utiliza.