Fiscalía de Cuba pide 15 años de prisión para empresario canadiense

La Fiscalía de Cuba pidió 15 años de privación de libertad para el empresario canadiense Vahe Cy Tokmakjian y penas desde ocho hasta 20 años para otros implicados en un caso de corrupción, informó hoy una fuente oficial.

El proceso involucró a exfuncionarios cubanos y de ellos el exviceministro del Azúcar, Nelson Labrada, recibiría la pena más alta, 20 años de cárcel, indicó este lunes el diario oficial Granma.

El Tribunal Provincial Popular de La Habana declaró el proceso concluso para sentencia y pronunciará su decisión en los próximos días, anotó la publicación.

El juicio contra empresarios canadienses y exfuncionarios cubanos se realizó del 9 al 21 de este mes en la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de La Habana, precisó la fuente.

Los empresarios canadienses Vahe Cy Tokmakjian, Marco Vinicio Puche Rodríguez y Claudio Franco Vetere fueron acusados de cohecho, actos en perjuicio de la actividad económica o de la contratación, falsificación de documentos bancarios y de comercio, estafa, tráfico de divisas y evasión fiscal.

De acuerdo con el periódico, la Fiscalía exigió también que los acusados abonen más de 91 millones de dólares por daño económico a varias entidades cubanas y a la Administración Tributaria.

La indemnización saldría, en parte, de los bienes y dinero ocupados durante el proceso de investigación contra Tokmakjian, quien pasó casi tres años en prisión antes de ser llevado a juicio.

A Tokmakjian, de 74 años de edad, se le imputó utilizar mecanismos fraudulentos y corruptores para obtener beneficios en las negociaciones con entidades cubanas, provocando "afectaciones considerables" a la economía.

También realizar operaciones de intermediación financiera; extraer del país ilícitamente cuantiosas sumas de dinero; alterar la información de registros contables y declaraciones juradas con el propósito de eludir sus obligaciones tributarias.

El listado incluye efectuar retribuciones monetarias a varios trabajadores, quienes en realidad realizaban funciones distintas a las autorizadas legalmente o no estaban contratados por entidades nacionales.

Tokmakjian Group Inc., con sede en Ontario, era el distribuidor exclusivo en Cuba de Hyundai, y según informes facturaba cada año uno 80 millones de dólares en ventas de equipos de transporte, minería y construcción.

Además de Labrada fueron acusados más de media docena de exdirectivos cubanos del extinto Ministerio del Azúcar, del antiguo Ministerio de Industria Básica, de Cubaníquel, de Ferroníquel y de la Asociación Económica Internacional CISTUR del Ministerio de Turismo, así como la Sucursal Tokmakjian Group en Cuba.

"Los acusados y las compañías que comparecieron como terceros civilmente responsables, contaron con todas las garantías para el ejercicio de la defensa y sus abogados propusieron las pruebas y expusieron los argumentos que consideraron necesarios", según la nota oficial.

Desde su elección al frente del gobierno en 2008, el presidente Raúl Castro, quien acaba de poner en vigor una nueva Ley de Inversión Extranjera, emprendió una campaña anticorrupción en el país en la que han sido condenados extranjeros y cubanos.