El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI y la Fundación Miguel Alemán rindieron homenaje a la escritora y diplomática Rosario Castellanos, con motivo del 88 aniversario de su natalicio, donde se destacó su obra y legado cultural.

En la biblioteca de la Fundación Miguel Alemán, la secretaria de Cultura del CEN priista, Beatriz Pagés, resaltó que se trata de "reconocer a quienes han contribuido a forjar el patrimonio cultural de México y así fortalecer los valores y la identidad nacional".

Por su parte, la narradora y ensayista Dolores Castro Varela recordó las caminatas que ambas hicieron a la orilla del Río Grijalva cuando la escritora de Ciudad Real, adoptó sentimentalmente a Chiapas como "su patria chica", donde concibió varias de las atmósferas de sus cuentos y poemas.

La también catedrática de la UNAM refirió que las conversaciones, viajes y lecturas al lado de Rosario Castellanos sirvieron para alimentar la riqueza cultural de una época donde las mujeres empezaban a ocupar espacios en los ámbitos educativos y laborales.

Ante el ex director de la fundación, Fernando Castro y Castro, y el presidente de la Fundación UNAM, Rafael Moreno Valle Suárez, Beatriz Pagés dijo que "cada uno de los convidados a esta biblioteca, tuvieron una relación de vida o con la obra de Rosario Castellanos".

A su vez, la embajadora de Israel en México, Rodica Radian Gordon, relató la capacidad de la mexicana para hermanar la relación -no sólo diplomática sino cultural- de dos naciones tan distintas a través de su sensibilidad literaria, en el tiempo que fungió como diplomática en aquel país.

En tanto, Pedro González Rubio, colaborador de Rosario Castellanos, durante su misión como representante diplomática en dicho país, evocó la figura de la novelista como mujer leal que sostenía un buen trato con las personas.

Destacó que se puede aprender y deleitarse leyendo, no sólo la obra poética y literaria de la autora de Mujer que sabe latín, sino la serie de artículos que publicó en diversos medios entre 1947 y 1974 en México y, en particular, sobre sus observaciones en Israel, de 1971 a 1974.

El encuentro donde estuvieron el director y la secretaria ejecutiva de la Fundación Miguel Alemán, Alejandro Carrillo Castro y Luz Elena Cabrera Cuarón, respectivamente, se leyó parte de la obra de la "escritora universal y defensora de los derechos de la mujer".

A la ceremonia también asistió el maestro Raúl Ortiz y Ortiz, traductor de la célebre novela Bajo el volcán del inglés Malcolm Lowry, con quien la autora de La tierra de en medio, mantuvo una sólida amistad.