Pedirán a gobierno federal evitar importación de carros robados en EUA

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhortará al gobierno federal a fortalecer las investigaciones para evitar la importación de vehículos robados procedentes de Estados Unidos.

En un comunicado, el senador del Partido Revolucionario Institucional, Omar Fayad Meneses, presentó un punto de acuerdo que fue turnado a la Primera Comisión Permanente para su dictaminación, y en él se plantea este problema que provoca graves pérdidas al sector automotriz y a la economía nacional.

El legislador por Hidalgo puntualizó que ante el problema que representa para la industria automotriz la importación de vehículos robados en Estados Unidos que son vendidos en México, se propone hacer un llamado a las dependencias encargadas de ese tema.

El llamado es para que las secretarías de Hacienda y Crédito Público, de Economía, y la Comisión Nacional de Seguridad, a fin de que fortalezcan los controles tecnológicos de inspección aduanera, investigación y persecución de los autos de ese tipo.

Precisó que este fenómeno tiene más arraigo en los estados fronterizos, como California, Arizona, Nuevo México y Texas, donde se concentran 150 mil de los 700 mil vehículos robados en la Unión Americana.

De estos 150 mil vehículos robados, un porcentaje importante ingresa y se nacionaliza en México, pero los autos no siempre se venden completos, sino que se desarman para comerciar las partes y paliar la necesidad de refacciones del viejo parque vehicular en nuestro país, indicó.

Resaltó que este flujo de vehículos se ve agravado por la internación de automóviles con papeles estadunidenses, a los que se les conoce como "chocolate".

Este hecho es aprovechado por la bandas delincuenciales para sacar de Estados Unidos autos robados y venderlos en México, debido a que pueden circular sin ninguna restricción por América Latina.

Informó que en 2013 la industria automotriz en México comercializó un millón 139 mil 768 vehículos ligeros, una cifra similar a la del 2003, este nivel de ventas "representa una década perdida en este ámbito", advirtió.

El mercado interno no ha superado el impacto de la crisis económica de 2008-2009, y uno de los factores que no lo permiten es la importación de vehículos usados.

Señaló que de 2005 a la fecha, se han importado 7.2 millones de autos, que equivalen a 89 por ciento del total de vehículos nuevos vendidos en el mismo periodo.

De continuar esta tendencia, se mantendrá constante el envejecimiento del parque vehicular en circulación, cuya edad promedio supera los 17 años.

Advirtió que es necesario un marco normativo sobre las condiciones en que circulan los automotores, en materia de emisiones contaminantes y condiciones físico-mecánicas, "pues esta ausencia ha permitido que México se llene de unidades que en su país de origen tienen prohibida la circulación".