Impotencia y frustración viven seguidores de México en Los Ángeles

Impotencia y frustración dejó la eliminación de México al caer 2-1 ante Holanda en la Copa del Mundo Brasil 2014, cuando estuvo a cinco minutos de hacer historia y lograr el boleto a cuartos de final.

En la ciudad de Los Ángeles decenas de restaurantes de comida mexicana reportaron llenos por aficionados que, a kilómetros de distancia y como cada cuatro años, soñaban con una participación histórica en un mundial.

"México nos tuvo ilusionados por 85 minutos pero faltó algo", expresó José Ramírez, quien se mostraba aún enardecido por el resultado en el que México recibió dos goles en cinco minutos.

Ese lapso también cambió las instrucciones para autoridades policíacas tanto en Huntington Park como en la Plaza México de Lynwood, en donde se esperaban celebraciones estruendosas.

Desde muy temprano en Plaza México decenas de agentes del Departamento del Sheriff acordonaron el área de la réplica del Ángel de la Independencia, a fin de no permitir celebraciones en esta área.

Los mismos administradores de la plaza habían solicitado permisos para la colocación de pantallas gigantes pensando en los tres compromisos de la primera fase.

Pero este domingo no se colocaron las pantallas gigantes para desaliento de cientos que ya habían seleccionado este lugar como el sitio de concentración.

La mayoría se vieron forzados a recurrir a los restaurantes del área y sólo uno de ellos, "La jarochita", colocó una pantalla externa en donde se amontonaron algunos seguidores de la selección azteca.

Aquí el poblano Rodrigo Martínez se la pasó conteniendo la respiración durante todo el partido. "La verdad el gol de Giovani me hizo soñar que esta vez sí haríamos historia, pero no se pudo".

Su esposa Carmen a punto de soltar el llanto, sólo repetía que el árbitro había robado el partido. "No puede ser, ese no era penal (contra México). Es culpa del árbitro la derrota", repetía.

Por parte, Mario Vargas expresaba que con todo el mejor portero del mundial será Guillermo Ochoa. "Ninguno lo igualará, ha tenido atajadas que lo harán pasar a la historia".

Hortensia Moreno era otra indignada. "Contra el árbitro y contra el brujo mayor. Es un charlatán, me confíe en lo que había dicho que México ganaba y ya ve, perdimos. Me engañó".

Roberto Rodríguez, con su playera mexicana, manifestó que si Héctor Herrera hubiera metido "su gol del primer tiempo y Salcido en el segundo habrían matado a los holandeses, pero así no se puede, tenían que haber sido mas contundentes".

En este sitio los restaurantes cobraban 30 dólares para ver el partido y consumir sus platillos de la amplia cocina típica mexicana que se ofrecieron en estilo buffett.

Al mismo tiempo y muy temprano en la ciudad de Huntington Park, en donde hace unos días hubo varios arrestos por los festejos, la circulación en Pacific y Florence fue cerrada por la policía.

A pesar de la eliminación unos cuantos salieron en esta intersección con sus banderas y sus trompetas para lanzar gritos de orgullo del "México, México" por la participación del combinado "azteca".

En este lugar, tras el triunfo de México sobre Croacia la policía arrestó a cuatro personas, entre ellos una mujer que arrojó una botella de agua a un caballo de la policía montada.

Con todo en calles aledañas aún se vieron circular autos adornados con la bandera mexicana para la que llamaron una gran actuación de México en esa primera fase "pero hasta ahí", como dijo el jalisciense Miguel Torres.

Tras la eliminación y luego de que no se reportaron grandes movilizaciones, Michael Chee, vocero del Departamento de la Policía de Huntington Park, indicó que agentes se mantendrán en el área a fin de mantener el orden.