Mario Zarza Zárraga convierte 333 tazas en obras de arte

Mario Zarza Zárraga decidió compartir un momento de reflexión, de lectura, de intimidad con el público, en su proyecto "Porque el arte se disfruta con arte", el cual consta de 333 tazas, las cuales despoja de su fin utilitario para convertirlas en obras de arte.

Las piezas realizadas a alta temperatura, esmaltadas y firmadas, cuenta con tres diseños, inspirados en arte urbano, la gente de negocios y las mujeres ejecutivas a partir del uso de la brocha gorda.

En declaraciones al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el artista plástico recordó que este proyecto tuvo su origen en el taller Arte Cerámica de Gloria Rubio, en donde trabajan mujeres en su mayoría, madres solteras, con una serie de tazas esmaltadas con pistola aerográfica.

"La idea surgió porque quería llevar un pedazo de mí a más personas y estar en esos momentos de reflexión, de lectura, de intimidad. Esos momentos son los más importantes del día, porque es cuando nos dedicamos tiempo", dijo Zarza Zárraga.

Las tazas, que sobresalen por su forma abstracta, variedad de colores y diseños, aseguró el creador, no tienen un objetivo decorativo, sino más bien reflexivo.

Y es que a través de ellas pretende "iluminar sitios, abrir debates, retar, provocar, y para mí es gratificante que la gente al observarla se destape, se enoje, me pregunte y se pregunte cosas".

Aclaró que su intención nunca ha sido la de ofrecer una producto en serie, "sino dejar las vísceras y todo mi intelecto en cada una de ellas y hacer obra única. El objeto deja de ser y el arte comienza a manifestarse".

Finalmente, Mario Zarza Zárraga adelantó que espera inaugurar una exposición en octubre en un espacio del Centro Histórico, en esta capital, y editar una agenda para 2015 con seis mil ejemplares, en la cual aparecerá una de sus pinturas.