El dolor de la derrota de los aficionados mexicanos en Managua

El dolor de la derrota se reflejaba hoy en los rostros de los aficionados mexicanos en Managua, Nicaragua, quienes vivieron la emoción y acariciaron el sueño de la victoria en el partido México-Holanda, por los cuartos de final de la Copa del Mundo Brasil 2014.

Sombreros charros, banderas, camisetas y caras pintadas se observaban en los estadios virtuales ubicados en centros de convenciones, centros comerciales, hoteles y restaurantes de comida mexicana en la capital nicaraguense.

El desempeño de los seleccionados mexicanos era celebrado con gritos, porras y hasta el "jarabe tapatío", baile tradicional del estado de Jalisco.

La excelente actuación del guardameta Guillermo Ochoa arrancaba gritos y aplausos de los admiradores.

Sin embargo, Holanda, con anotaciones de Wesley Sneijder (88) y Klaas Jan Huntelaar (90+2) ganó 2-1 y eliminó a México del Mundial.