Se cumple 50 años sin la escritora María Lombardo Toledano

La escritora María Lombardo Toledano, quien es recordada mañana que se cumplen 50 años de su deceso, destacó como una importante novelista del siglo XX, cuyos textos fueron elogiados por personalidades de las letras como Agustín Yáñez (1904-1980) y Juan Rulfo (1918-1986).

El novelista Agustín Yáñez destacó la seguridad y gracia de Lombardo Toledano en el relato:

"Fuerza de las descripciones, particularmente de personas; encanto mezcla de melancolía e ironía con que el recuerdo es envuelto y representado; acierto -mejor es decir, y justo maestra- en el manejo del lenguaje coloquial, la inserción de locuciones populares y de palabras cargadas de significación muy nacional

"Y eso que llamo sintaxis peculiar del español mexicano; equilibrio de la composición narrativa y su imprevisto desenlace, que para mí es una de las más difíciles virtudes del cuentista auténtico, en esto semejante al sonetista", expresó.

Por su parte, el autor de "El llano en llamas" dijo que los personajes de "Muñecos de niebla", obra publicada por la escritora mexicana en 1955, "dejan entrevistar que han sido construidos en esa atmósfera en la cual la gente se congrega para espantar, salpicando de comentarios risueños y a veces satíricos, las figuras fantasmales que deja traslucir la niebla".

De acuerdo con el portal de Internet "lajornadadeoriente.com.mx", María Lombardo Toledano nació el 6 de diciembre de 1900, en Teziutlán, Puebla, donde transcurrió su infancia.

Hermana del sindicalista, político y filósofo mexicano Vicente Lombardo Toledano (1894 -1968), María se trasladó con su familia a la capital del país, donde su hermano estudió la preparatoria.

En 1918, la joven decidió tomar clases de epistemología con el arqueólogo mexicano Alfonso Caso (1896-1970) en la Universidad Nacional y años más tarde, en 1922, contrajeron matrimonio. Relación de la que nacieron, Beatriz, Andres, Alejandro y Eugenia.

En esos años, María se dedicó a su familia y acompañó a su marido en su trabajo arqueológico en Monte Albán, Oaxaca, donde se ganó el cariño de la gente, quien en reconocimiento nombró a una comunidad mixe como la escritora.

Una vez que sus hijos eran adultos, la autora se dedicó a la escritura y publicó su primer libro de cuentos "Muñecos de niebla" (1955), al que le siguió "Una luz en la otra orilla" (1959) y "La culebra tapó el río" (1962).

Maria Lombardo Toledano, quien murió el 30 de junio de 1964, dejó incluso "La cosa viva más vieja", libro que al parecer narra la historia de un árbol testigo de más historias.