Acelera oposición juicio político a vicepresidente argentino

La oposición argentina anunció hoy que acelerará los trámites para iniciar un juicio político en contra del vicepresidente Amado Boudou, quien fue procesado y acusado de corrupción.

Los líderes de los partidos opositores advirtieron que Boudou, quien se convirtió en el primer vicepresidente de la historia argentina en ser procesado aun en funciones, debería renunciar y no esperar el juicio político en el Congreso.

El juez Ariel Lijo procesó el viernes por la noche al vicepresidente y lo acusó de "cohecho y negociaciones incompatibles", en un fallo que fue sorpresivo porque se esperaba que lo diera a conocer la semana próxima.

El dictamen revolucionó la política local durante el fin de semana, ya que la oposición confía en que, es tal el desprestigio de Boudou, que incluso legisladores de su propio partido terminarán votando a favor del juicio político para desaforarlo y pueda ser juzgado.

"Boudou intentó poner la justicia a su disposición y abusó de su rol en la función pública, es hora que él se ponga a disposición de la justicia", advirtió el diputado y ex vicepresidente Julio Cobos.

El precandidato presidencial para el 2015 agregó que si Boudou no renuncia "va a tener que enfrentar el juicio político en el Congreso, tiene que dimensionar la gravedad institucional de este hecho, lo mejor que puede hacer es dar un paso al costado".

La diputada del Frente Amplio Unen, señaló que "el juez habla claramente de corrupción, no hay más elementos para que el gobierno lo sostenga, tiene que sacarse de encima a este hombre".

La historia que conmueve a la política local comenzó en abril de 2012, cuando un programa de televisión denunció que Boudou había intervenido cuando era ministro de Economía para rescatar financieramente a la imprenta Ciccone.

De acuerdo con la investigación, el vicepresidente después compró parte de la empresa con prestanombres y logró que obtuviera contratos millonarios para la impresión de billetes y boletas electorales con el Estado y con el partido gobernante, el Frente para la Victoria.

El precandidato presidencial del socialismo, Hermes Binner, coincidió en que lo mejor sería que Boudou renuncie para que no afecte aun más la imagen del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.