Diputado del PAN cuestiona nueva ley para jóvenes en la capital

Al considerar que la nueva ley para jóvenes en el Distrito Federal va contra el bienestar, integridad y sano desarrollo de ese sector, el diputado panista Fernando Rodríguez Doval llamó al jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera a vetarla.

Dicha legislación "desconoce el derecho primigenio de los padres a educar a sus hijos según sus valores", añadió el también secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados.

Este derecho, puntualizó, está reconocido y consagrado en diversos tratados internacionales, en la propia Constitución Política mexicana tras la reforma educativa que el Congreso de la Unión aprobó en 2013, y en infinidad de leyes federales y locales.

En tanto, "esta ley nulifica el ejercicio de la patria potestad de los padres, madres y/o tutores respecto de las decisiones de sus hijos", añadió el diputado del Partido Acción Nacional (PAN).

"Al otorgarle a un niño de 12 años el derecho de uso pleno de su sexualidad, puede abrirle la puerta a las organizaciones delictivas dedicadas a la trata de personas, explotación sexual y pornografía", advirtió.

El PAN, aclaró, no duda de las buenas intenciones de los legisladores locales con la aprobación de esta ley; sin embargo, insistió en que sin buscarlo, ésta puede "abrirle la puerta a la prostitución infantil, la pederastia, la trata de personas, el narcotráfico y la violencia de género".

El también secretario de la Comisión del Distrito Federal en la Cámara baja comentó que la legislación es incongruente porque contrapone disposiciones legales que no se permiten a los menores de edad en el país.

Es decir, mientras se prohíbe a los menores de 18 años de edad comprar cigarros o alcohol, firmar contratos o, incluso, conducir un vehículo a los menores de 16 años, con las modificaciones legales se les otorgan facultades que se contraponen.

Por ejemplo, de publicarse esta legislación en la Gaceta del Distrito Federal, los jóvenes menores de edad podrán decidir sobre el inicio de su sexualidad o el uso de anticonceptivos, "a una edad en la que son evidentes las dudas sobre muchas acciones de su vida".

"Es una incongruencia que un médico no pueda intervenir de una apendicitis a una niña de 14 años, sin conocimiento de sus padres, pero, en cambio, sí podría practicarle un aborto", puntualizó el legislador.

Por lo anterior, confió en que el jefe de gobierno adoptará una postura responsable y ejercerá su facultad de veto para echar atrás la nueva legislación.