Crece número de menores no acompañados detenidos en EUA: El Colef

En lo que va del año han sido detenidos por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos 46 mil 188 menores que llegaron a ese país sin sus padres, lo que habla de un crecimiento desmedido, indicó El Colegio de la Frontera Norte.

Según investigaciones del Observatorio de Legislación y Política Migratoria de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), 11 mil 577 son mexicanos; 13 mil 282 son hondureños; 11 mil 479 guatemaltecos y nueve mil 850 provienen de El Salvador.

El órgano de estudios superiores refirió que el total de menores centroamericanos detenidos en 2014, equivale al 45 por ciento de las deportaciones de menores hechas en los últimos cinco años; en 2009, se reportaron tres mil 304 detenidos.

Existen registros que en 2010 fueron detenidos cuatro mil 444 menores; en 2011, tres mil 933; para 2012, la cifra aumentó a más del doble respecto al año anterior, con 10 mil 146 deportaciones, y a partir de este año incrementó de manera exponencial, anotó.

La institución académica y de investigación apuntó que en 2013 los registros arrojaron que hubo 20 mil 805 menores detenidos, y para mayo de 2014 fueron 34 mil 611 menores migrantes en las referidas condiciones.

"Las cifras crean alarma, ya que el crecimiento exponencial de los menores centroamericanos no acompañados detenidos por la Patrulla Fronteriza en 2013 y 2014, supera los mil", expuso el Colegio de la Frontera Norte.

Especificó que de Honduras emigraron en el referido periodo, 20 mil 029 de estos menores; de El Salvador, fueron un total de 15 mil 840, y de Guatemala sumaron 19 mil 547.

Indicó que por ley, los menores centroamericanos luego de ser detenidos por la Patrulla Fronteriza, son enviados antes de las 72 horas con personal de la Oficina de Refugiados (ORR) de Estados Unidos, para ser procesados como refugiados.

Agregó que entre mayo y junio en Estados Unidos se desató una crisis debido a la cifra de menores detenidos, pues la ORR tiene la responsabilidad de cuidar temporalmente a los menores no acompañados, protegerlos y ayudarlos a encontrar a su familia.

Anotó que el pasado 12 de mayo la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) reconoció haberse generado una crisis y declaró un nivel de contingencia y alerta de Nivel IV, el más alto para el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS).

Añadió que a partir de ahí, el DHS destina recursos a oficinas de Texas para atender a los menores, pero ante la incapacidad de atención de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, traslada a grupos de niños a instalaciones improvisadas en Texas y Arizona.

La investigadora de El Colef, Alejandra Castañeda aseguró que la situación se polarizó al dispararse al doble la cifra de menores migrantes tan sólo de un año a la fecha, índice parecido al registrado entre 2000 y 2013.

Refirió que una característica de los menores deportados de Estados Unidos, es que los niños mexicanos son devueltos al país de manera casi inmediata, a diferencia de los que proceden del centro del continente.

Estos últimos menores, dijo, constituyen en la actualidad un problema complejo porque éstos no pueden ser deportados a México, sino a sus países de origen, y su número ha ido en aumento, por lo que han tenido que ser reubicados desde donde son resguardados.

Estos grupos de niños y adolescentes quedan bajo el resguardo de la Patrulla Fronteriza hasta las 72 horas que marca la Ley, y de ahí son trasladados a la oficina de refugiados del departamento de Salud, donde permanecen alrededor de mes y medio.

Después, o son encausados con algún consanguíneo o familias de manera temporal en lo que se resuelve la situación migratoria, generalmente para ser repatriados a su país de origen vía aérea, donde son entregados a las autoridades correspondientes.

Aclaró que los menores son separados de los adultos antes de ser enviados a espacios de transición como albergues, aunque existe el problema de que éstos ya sobrepasaron su capacidad y los han estado enviando a bases militares como una solución de emergencia.

"El volumen de los menores migrantes se duplicó en tan sólo algunos meses y ante lo inusitado del caso, las autoridades estadunidenses no se encontraban preparadas para afrontar una situación como ésta", anotó.

Refirió que algunos organismos de apoyo a los menores migrantes e investigadores que siguen estos casos y están a la espera sobre si Estados Unidos cambiará sus protocolos de atención, debido a la reacción suscitada en los medios públicos y políticos.

"Hay organizaciones internacionales en Estados Unidos que están preocupados por el tema de los menores, así como organismos de México y Centroamérica pendientes de la reacción de los gobiernos y lo que harán para ir a la vanguardia en estos temas", expuso.