Baja Ferries quiere surcar mares franceses

Luego de más de una década de surcar los mares del Mar de Cortés, la mexicana Baja Ferries quiere navegar por las costas francesas, con la adquisición la empresa Societé Nationale Corse-Méditerranée (SNCM).

El director general de la compañía, Oscar Ruano, señaló en entrevista que si bien se trata de una operación, representa una gran oportunidad de negocio, ya que no sólo llegarían a puertos en Francia, sino que abriría las puertas a operaciones al norte del continente africano.

Además de las rutas entre Marsella y Córcega, el empresario mexicano también dirige el timón de la firma hacia Argelia y Marruecos, con el transporte marítimo de carga y pasajeros a ambos destinos, lo que representaría ingresos adicionales por alrededor de 225 millones de dólares al año.

"Vemos una necesidad del mismo mercado, si bien la participación de mercado de SNCM entre Francia y África es muy baja, ya que actualmente tiene sólo 25 por ciento, hace algunos años estaban en 60 por ciento", afirmó.

Sin embargo, Ruano piensa colocar a la empresa francesa en niveles de operación eficiente, gracias a la implementación de la estrategia que en Baja California los ha llevado a poseer 75 por ciento del mercado y años con crecimiento de forma sostenida.

"Es un reto muy importante, al principio fue sorprendente, sabíamos que íbamos muy bien, que lo estábamos haciendo de una manera ordenada. Se dieron cuenta que somos una compañía eficiente, sólida y que no hemos dejado de cumplir nuestros itinerarios".

De acuerdo con el directivo de la mexicana, cuando el gobierno francés se acercó con ellos y puso en la mesa su plan de vender a SNCM, se dieron a la tarea de ver qué podían hacer con ella, qué tiene, qué falta, cómo podían colaborar y hacer una propuesta basada en las cosas en las fallas detectadas.

Esto, debido a que la francesa desde hace 10 años registra pérdidas en sus operaciones, altos costos de mantenimiento, de operación, así como laborales, lo que representa un gran reto.

Sin embargo, confió que Baja Ferries está lista para tomar la rienda del empresa de alguna u otra manera, ya sea a través de una liquidación del sistema judicial del país europeo o a través de una venta directa, en el cual se trataría de abrir una empresa nueva y adquirir las líneas de negocio.

"Vamos paso a paso, nuestra manera de crecer nunca sido a pasos agigantados, ni tratamos de comernos al mundo en un día, todo lo contrario, paso a paso de forma firme", destacó.

SNCM es propiedad en 66 por ciento de la firma Transdev, asociación pública-privada entre la estatal Caisse des Depots y la empresa Veolia; además, el gobierno francés tiene una participación directa de 25 por ciento y los sindicatos tienen 9.0 por ciento restante.

Baja Ferries surgió en 2003 tras la fusión de tres empresas que operaban la ruta en Baja Californa Sur, la cual poseen 75 por ciento de participación en el mercado de transporte entre la Ciudad de La Paz y los puertos de Mazatal y Topolobampo, además de un crecimiento promedio de 21 por ciento anual.

Oscar Ruano destacó que mueven aproximadamente 81 mil vehículos de carga al año y 33 mil automóviles particulares, equivalentes a 1.3 millones de metros lineales, por lo de concretar la compra de SNCM se convertirían en una de las ferrieras más importantes en el mundo.