Circos en Brasil piden mantener uso de algunos animales

Pese a la inminente aprobación de una ley que prohibirá el uso de animales en espectáculos en todo Brasil, los circos del país sudamericano luchan para que la normativa permita el uso de animales como palomas o cachorros.

"En el caso de tigres, leones y elefantes está ya perdido, pero esperamos poder conseguir el uso de animales más normales, como las palomas o los cachorros de algunas especies, que gustan mucho a los niños", dijo a Notimex un vocero de los circenses brasileños.

Explicó que, aunque 10 de los 27 estados brasileños ya aprobaron leyes regionales que prohíben el uso de animales en circos, un proyecto de ley que debe limitar la participación de bestias en espectáculos de todo el país todavía está en trámite en el Congreso.

El presidente de la Asociación Brasileña del Circo (Abracirco), Camilo Torres, recordó que se opusieron a la legislación, pero "el lobby de las organizaciones no gubernamentales (ONG) defensoras de los animales hicieron un trabajo más articulado".

"El mundo del circo es itinerante, con lonas que hoy se instalan en Brasilia y mañana se van. La falta de una presión articulada a diputados y políticos hizo que los políticos fueran más sensibles a los pedidos de las ONG", agregó la fuente.

En Brasil existen entre mil 500 y mil 700 circos de lona itinerantes que dan trabajo a unas 30 mil personas en todo el país, según Abracirco, que agrupa a 400 unidades de ese colectivo que desde hace años vive una crisis económica.

Las causas son principalmente el aumento de la competencia en el mundo del entretenimiento, como consecuencia de la expansión de internet y los juegos de video, pero también la falta de espacios públicos abiertos donde poder instalar un circo, según Torres.

Abracirco insta a una transformación y una evolución del mundo del circo que, a inspiración del Cirque du Soleil, pasa por "un mayor uso de la danza y la tecnología", según Torres.

El dirigente circense lamentó que las nuevas legislaciones y la crisis económica por la que atraviesa el sector puedan poner en peligro una "manifestación cultural heredada del Imperio Romano".

Sin embargo, los incidentes con bestias -en particular la muerte de un niño en 2000 por el ataque de cinco leones en un circo en Recife- y el maltrato de los animales provocaron que la opinión pública y las autoridades se sensibilizarán al respecto.