En apoyo a niños migrantes arranca recolección de fondos en AL

La Asociación Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC, por sus siglas en inglés), inició una campaña de recolección de fondos en América Latina, para asistir a niños migrantes en la frontera México-Estados Unidos.

En el llamado de la organización de migrantes, con sede en Chicago, Estados Unidos, su director ejecutivo, Óscar Chacón, indicó que miles de menores migrantes no acompañados son retenidos en "improvisados campos de detención, lo cual constituye una verdadera crisis humanitaria".

Muchos de esos menores, añadió, son refugiados de Centroamérica, víctimas por un lado, de la fallida política exterior y migratoria de Estados Unidos y, del otro, de "la creciente epidemia del crimen organizado en la región".

Para Chacón esa situación es una verdadera crisis regional, pues mientras algunos niños se refugian en países vecinos como Costa Rica y Belice, la mayoría cruza la "peligrosa" ruta por México, para tratar de llegar al pretendido "paraíso": Estados Unidos.

Desde hace más de un año, miembros de NALACC fueron alertados de dicha situación por lo que incluso viajaron a Guatemala, Honduras y El Salvador para involucrar a los gobiernos locales en la solución del problema, refirió.

"Tristemente nuestras advertencias fueron ignoradas por los tomadores de decisiones y hoy se ha llegado a esta situación", lamentó al reiterar el llamado de NALACC a la administración estadunidense a modificar su política de deportaciones e instrumentar acciones humanitarias para proteger a los niños migrantes no acompañados.

En su consideración, la situación está lejos de resolverse mediante la estrategia emprendida por el gobierno de la Unión Americana de endurecer la frontera y militarizarla.

Por ello, NALACC busca fondos para prestarle ayuda humanitaria a estos niños, pues "ignorar el problema no hará que desaparezca". No se trata, dice, de una situación que haya aparecido de la noche a la mañana y tampoco se resolverá así.

Los donativos (entre 10 y 25 dólares mensuales), explicó Chacón, se usarán para ayudar a estos niños, pues "esta grave crisis humanitaria continuará igual, una vez que las cámaras (es decir el interés que ha causado el tema), se hayan retirado de los improvisados campos de detención".