Pide justicia familia de inmigrante asesinado en EUA hace tres años

La viuda y la madre del mexicano Anastasio Hernández, muerto por golpes y descargas eléctricas propinadas por al menos una docena de agentes estadunidenses, pidieron hoy justicia, al cumplirse tres años del deceso.

"Hemos tenido avances, pero no hemos tenido la respuesta que nosotros queremos", dijo María Puga, viuda de Anastasio Hernández Rojas, en conferencia.

Un gran jurado federal debate en San Diego el caso de Hernández Rojas, quien fue esposado a la espalda e inmovilizado a unos metros de la frontera con México, antes de ser sometido al maltrato.

Un par de videos filmados con teléfonos celulares, que muestran la tortura a Hernández, recorrieron noticieros de todo el mundo. "Por favor, señores, ayuda", gritaba Hernández, hasta perder el conocimiento y sufrir muerte cerebral en la frontera.

"Hemos vivido una agonía los hijos, los padres y la esposa de Anastasio", dijo Puga.

La madre de Anastasio Hernández, María de la Luz Rojas, dijo a Notimex que esperaba que su hijo tuviera justicia, al igual que los deudos de otras personas que han muerto a manos de agentes de migración.

"Ricos y pobres, de Estados Unidos y de México, todos nos necesitamos, pero con justicia", dijo Luz Rojas.

La directora interina del Comité de Servicios Amigos de las Américas en San Diego, Adriana Jasso, dijo que el próximo lunes partirá de San Diego una delegación de 10 personas que se entrevistará en Washington con legisladores para hablar sobre el caso de Anastasio Hernández y otros de abusos de autoridades fronterizas.

La delegación de San Diego y por lo menos otras siete de la frontera planean exigir a legisladores una iniciativa para responsabilizar a agentes en casos de abusos.