El arquero mexiquense Juan Pablo Romero aseguró que ser parte de una selección nacional es una responsabilidad, pero más cuando se acude en busca de un pase mundial, como es su caso tras su actuación en la Olimpiada Nacional 2013.

"Me da un poco más de emoción, porque creo que la base de un buen deportista es tener una gran motivación el tener algo; creo que días en los que llueve o hace calor son difíciles, pero esto te motiva muchísimo", afirmó.

Romero se alista para competir en la Copa del Mundo Juvenil en Rumania y para buscar su clasificación al Campeonato Mundial de la categoría en Wuxi, China, en octubre venidero.

Expuso que el trabajo se incrementará, ya que ahora que enfrentará eventos internacionales, el nivel de sus rivales será aún mayor, por lo que las exigencias también.

"En la Olimpiada Nacional hubo contrincantes muy buenos, pero ahora ya habrá más; si antes eran cinco ahora van a ser 20, ahora ya tienes que dar todo de ti, no sólo en una competencia", añadió.

Al hablar de la preparación para el evento rumano en junio venidero, el joven arquero sostuvo que seguirá con trabajo como hasta ahora en el CNAR de la capital mexicana, para llegar en forma a Europa, en donde espera buscar el podio.

Explicó que posteriormente a su participación en la Copa Junior tendrá otro compromiso a nivel nacional con el objetivo de quedar definitivamente en el representativo nacional para el Mundial.

"Al parecer yo sigo en mi campo nada más; va a haber un torneo en el CNAR donde se van a seleccionar a tres para que asistan al Mundial en octubre", puntualizó.