Valle de México requiere política ambiental y de movilidad integral

Las autoridades capitalinas y del Estado de México deben implementar políticas que ayuden a mitigar los efectos de una mala calidad del aire, señaló la fracción parlamentaria de Nueva Alianza en la Cámara de Diputados.

Al criticar el endurecimiento del programa "Hoy No Circula" y la falta de un diagnóstico fundado en evidencia científica, exhortó a emprender acciones para disminuir la emisión de gases dañinos a la salud de los mexicanos.

Los efectos no esperados de las nuevas medidas pueden afectar a un sector de la población que carece de los medios económicos para renovar su vehículo que tenga más de 15 años de antigüedad y deje de circular seis días al mes.

Además, se debe considerar que el uso del automóvil particular no sólo es un medio de transporte para algunos, sino una herramienta de trabajo.

La secretaria de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Cristina Olvera Barrios, y el presidente de la Comisión Especial para el Desarrollo Sustentable, René Fujiwara Montelongo, recordaron que en el Distrito Federal y la zona metropolitana del valle de México, circulan más de cinco millones de autos.

Estas unidades generan al año 90 por ciento de la contaminación del aire que impacta en la salud pública: 49 por ciento de los 50 millones de toneladas anuales de gases de efecto invernadero, y dos millones de toneladas de precursores de ozono, de las cuales 78 por ciento proviene de fuentes móviles.

La Red Ambiental de Monitoreo Atmosférico señala que las concentraciones de ozono en el aire de la zona metropolitana aumentaron aritméticamente desde 2007 y la calidad del aire es prácticamente la misma de antes de 1989.

Por ello, los legisladores solicitaron al jefe de gobierno capitalino, Miguel Angel Mancera, revisar y, en su caso, emitir una política pública integral en materia de mejora de la calidad del medio ambiente y movilidad para la Ciudad de México.

Y que remita un informe con la evaluación realizada a los programas "Hoy no circula" y de "Verificación Vehicular Obligatoria", particularmente las observaciones y evidencia científica y plenamente probatoria que derivó en la modificación del programa.

Además que incluya el impacto ambiental del crecimiento del parque vehicular de automóviles nuevos y seminuevos, durante su administración.

Pidieron que explique el sustento técnico con que fundamenta el retiro de la circulación por dos sábados al mes a los vehículos de entre 9 y 15 años de antigüedad, así como de la medida aplicada a los vehículos de más de 15 años de antigüedad, con independencia de su estado mecánico.

Así como el impacto económico en la ciudadanía, estrategias de mitigación o incentivos y la recaudación realizada durante su administración por la verificación vehicular, la proyección estimada, su aplicación y vigilancia.

También que proporcione información sobre las acciones realizadas en materia de prevención de la contaminación aplicadas y las que se implementarán en el parque vehicular bajo la responsabilidad del actual gobierno capitalino, así como en el caso de las demarcaciones políticas.

Igualmente, conminaron al gobierno capitalino a informar en relación a las tareas específicas en materia de prevención de la contaminación y los programas para taxis, microbuses y transporte de carga y de pasajeros concesionados.