Un total de 103 reptiles. entre ellos 55 tortugas en peligro de extinción o amenazadas, fueron recuperados vivos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, los cuales iban a ser enviadas ilegalmente a Japón.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que el decomiso se realizó en coordinación con elementos de la Policía Federal Preventiva.

En un comunicado agregó que el cargamento ilegal iba a ser enviado al Aeropuerto de Narita, en Japón, e incluía 36 tortugas mordedoras en peligro de extinción y 19 tortugas del desierto amenazadas.

También había dos xenosaruios; dos lagartos alicantes terrestres; siete iguanas espinosas del Golfo; siete tortugas pecho quebrado mexicana; cinco turipaches; seis tortugas de Carolina y cuatro lagartijas cornudas gigantes, entre otras variedades.

El equipaje en el que se pretendía enviar a los reptiles, estaba registrado a nombre de una ciudadana japonesa. Los animales estaban escondidos en bolsas de tela y calcetines distribuidos en cajas de cartón.

La presunta responsable no abordó la aeronave. Sin embargo, las autoridades federales y aeroportuarias en la capital de la República mexicana cuentan con los datos de identificación de la presunta traficante de vida silvestre, puntualizó.