La asociación entre UE y Ucrania puede aumentar tensión con Rusia

Los acuerdos de asociación firmados por la Unión Europea con Ucrania, Moldavia y Georgia perjudicarán sus relaciones con Rusia, acredita Amanda Paul, analista del Centro de Política Europea (EPS) con sede en Bruselas.

"Rusia ve la firma de los acuerdos como una intrusión en lo que considera su especial esfera de influencia y está determinada a hacer lo que sea para destruir el proceso con la UE", afirmó Paul en entrevista a Notimex.

Los pactos, que incluyen una gradual liberalización comercial, fueron ratificados el viernes en Bruselas durante una cumbre con los jefes de Estado y de gobierno de los 28 Estados miembros de la UE.

Ante ello, Moscú advirtió que la asociación tendrá "serias consecuencias" para las tres ex repúblicas soviéticas y amenazó a la UE con tomar "medidas de protección" en caso de que su economía sea perjudicada.

"Si Rusia insiste en imponer barreras comerciales, Ucrania tendrá problemas económicos, pero parece que la sociedad ucraniana está dispuesta a sufrirlos", dijo Paul.

En opinión de la analista, "sería más fácil si la UE diera (a sus nuevos socios) una perspectiva de membresía", lo que ha sido claramente descartado por el momento.

Así las cosas, los europeos deberán conceder a sus socios del Este "un mayor acceso posible a sus mercados", con el fin de que las dificultades iniciales sean superadas a medio y largo plazo y Ucrania "saque los beneficios de integrarse al mercado global", sostuvo.

Durante la ceremonia de signatura de los pactos, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, aseguró que el objetivo de los europeos no es perjudicar a Moscú.

"No hay nada en esos acuerdos, ni en la postura de la UE, que pueda perjudicar a Rusia de ningún modo. La UE sigue dispuesta a implicarse con Rusia tanto como sea necesario para aclarar posibles malentendidos y para dibujar juntos un futuro más seguro para nuestro continente", sostuvo.

También el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, trató de tranquilizar Moscú, afirmando que la UE "no está buscando una relación exclusiva" con Ucrania, Moldavia y Georgia.

"Acreditamos en sociedades abiertas, economías abiertas, regionalismos abiertos. Esos acuerdos son positivos y tienen por objetivo dar más impulso a las relaciones internacionales de nuestros socios, no competir o interferir en sus relaciones con cualquier otro vecino", aseguró.