Semana negativa para la Bolsa Mexicana, pierde 0.87%

Al cierre de operaciones de este viernes, el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se ubicó en 42 mil 493.86 unidades, con lo que el mercado mexicano reportó una pérdida semanal de 0.87 por ciento.

Del 23 al 27 de junio de 2014, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) registró avances en una sesión por cuatro de retrocesos, en las que se operó un volumen de mil 041.9 millones de títulos, por un importe de 34 mil 245.9 millones de pesos.

Sobre el comportamiento bursátil en la semana que concluyó, Banco Base consideró que los principales índices accionarios, incluyendo el IPC, cerraron en terreno negativo ante la cautela de los inversionistas por la falta de robustez económica (en México y Estados Unidos).

La directora de Análisis Económico-Financiero de la institución, Gabriela Siller, comentó que a eso se suma que los índices accionarios, en particular en Estados Unidos, se encuentran en niveles históricos y podrían ocasionar una breve corrección a la baja en el corto plazo.

La próxima semana los inversionistas centrarán su atención en un número importante de indicadores económicos a seguir, entre los que destacan los de manufactura y vivienda.

En la semana que hoy concluye, las emisoras que tuvieron las mayores ganancias respecto al viernes previo fueron la desarrolladora de vivienda Sare, con repuntó 17.91 por ciento; Gissa, con 4.45 por ciento y América Móvil, con 4.40 por ciento, después de que anunció la compra de la parte que AT&T tenía de la compañía.

Por el contrario, las emisoras con los descensos más significativos de la semana fueron Grupo Financiero Banorte, Bimbo y Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), las cuales perdieron 4.18, 4.08 y 4.01 por ciento, respectivamente.

Todos los sectores representados en la BMV registraron pérdidas semanales, encabezados por el ramo Industrial que cayó 1.57 por ciento, seguido de Productos de Consumo Frecuente que perdió 1.0 por ciento.

En el mercado cambiario, la semana que finaliza se caracterizó por una baja volatilidad a la par de una escasez de indicadores económicos de relevancia, lo cual derivó en un rango de cotizaciones estrecho para la paridad peso-dólar, indicó la analista de Banco de Base.

De esta manera dólar tuvo un mínimo de 12.9623 pesos por dólar y alcanzó un máximo de 13.0708 unidades, para acumular una apreciación semanal de 0.19 por ciento.