La Máscara, heredero de una dinastía que se ganó su lugar con trabajo

Proveniente de una de las dinastías más reconocidas en la lucha libre mexicana, La Máscara dejó en claro que nadie le ha regalado nada y que sus actuaciones sobre el ring lo tienen entre las figuras del CMLL, donde su objetivo, ahora, es humillar a sus rivales.

Hijo del Brazo de Oro, sobrino del Brazo de Plata y del Brazo y nieto de Shadito Cruz, el joven gladiador del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) tiene un largo recorrido en los cuadriláteros, además de que trae este deporte en la sangre, pero sabe de la responsabilidad de "cargar con el nombre de los Brazos".

"Provengo de una de las dinastías más importantes, la familia Alvarado", dijo el luchador que comenzó su carrera como el Hijo del Brazo de Oro, aunque la imagen de los "Porkys", pasados de kilos, no encajaba con él, por lo que debió cambiar su nombre.

"Mi abuelo dijo que lo que hace al luchador es la persona, no el equipo, aquí en el CMLL llegó el cambio de nombre, al principio me dolió cambiarlo, los 'Porkys' tuvieron un 'boom', la gente los ovacionaba, era un espectáculo ver a mi tío de 120 kilos hacer piruetas y con esa agilidad".

Aunque se pudiera pensar que brilla por el clásico "palancazo", dejó en claro que llegar a las luchas estelares le costó muchos años de dedicación, y ya en 2004-2005, con nuevo nombre, "empecé a proyectarme dentro del Consejo, te vas ganando un lugar para ser estrella del CMLL".

Y para demostrar que nadie le regaló nada formó equipo con La Sombra y Rush, criticados por lo mismo, y con los que tiene un solo objetivo: humillar a sus rivales sin importar si son rudos o técnicos.

"Estoy en un grupo con La Sombra y Rush, 'Los Indeseables', por eso viene un cambio, porque dicen que todo se nos regala, pero no saben el sacrificio que uno vive, cuando llegué a la (Arena) México no me dieron la oportunidad de llegar rápido a las luchas estrella, me costó años de entrenamiento".

Tras dejar en claro que en su familia tiene a los mejores jueces, quienes lo ayudan a mejorar con sus consejos, dijo que "Los Indeseables" no son ni rudos ni técnicos, "simplemente queremos humillar a los rivales, mostrar esa agresividad que había antes".

"Queremos volver a la lucha de antes, aguerrida, fuerte, queremos demostrar que los rudos de ahora no son como antes, ellos piden más aplausos, queremos demostrar que también manejamos la rudeza, humillar a las cabezas fuertes como Negro Casas, Shocker, Volador Jr. No nos importa si ganamos o perdemos, sólo queremos humillarlos arriba del ring", concluyó.