Colombia debe redefinir su sistema de partidos para postconflicto

Colombia debe redefinir el sistema de partidos en el postconflicto para garantizar una mejor representación de los nuevos movimientos políticos que surjan de los acuerdos de paz con la insurgencia, advirtió hoy el politólogo Fernando Giraldo.

En entrevista con Notimex, el coautor del libro Partidos Políticos en Colombia, dijo que esa es una de las conclusiones de la investigación desarrollada por la fundación alemana Konrad Adenauer Stiftung, en la que él participo junto a la politóloga Patricia Muñoz.

El gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos lleva a cabo negociaciones para finalizar la confrontación armada con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), desde noviembre de 2012 en La Habana, Cuba.

Mientras que con el insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN) está en una fase de definición de una agenda para iniciar un diálogo de paz.

Las FARC y ELN son los dos grupos guerrilleros que aún están activos en América Latina, después de 50 años de haberse levantado en armas.

Santos, quien fue reelecto el pasado 15 de junio para un segundo periodo de cuatro años (2014-2018), aspira a firmar el acuerdo de paz a finales de 2014 o primer semestre de 2015, con ambos grupos insurgentes.

En ese escenario el actual sistema electoral se tiene que redefinir para la fase de postconflicto, de tal forma que exista una mayor y mejor integración del Congreso Colombiano, sostuvo el experto.

Giraldo, quien tiene un doctorado en Ciencia Política por la Universidad de París, consideró que es necesario rediseñar el sistema de partidos políticos en Colombia y mejorar la representación de las minorías y de la oposición.

Expuso que el sistema político colombiano es muy complejo porque los partidos políticos, el Congreso y el sistema judicial tienen una alta dosis de desprestigio entre la población, sumado a la desconfianza frente al gobierno.

El desprestigio y la desconfianza hacia el gobierno central se refleja en la apatía de los electores para participar de manera masiva en las elecciones para elegir a sus representantes en las corporaciones públicas.

En las pasadas elecciones presidenciales la abstención, el voto en blanco y los indecisos, fueron los grandes triunfadores por encima del 50 por ciento de un potencial electoral del 32.9 millones de votantes.

Giraldo advirtió que hay un estado de ánimo creciente entre los colombianos, de apostar cada vez menos por los partidos políticos y más por la individualización de los candidatos que carecen de compromiso de rendición de cuentas.

Para el politólogo colombiano, después de las reformas políticas del 2003 y 2009, durante el gobierno de Alvaro Uribe Vélez, (2010-2014), el ejercicio político gira alrededor del "individualismo y personalismo", lo que da origen a intereses particulares de individuos o de grupos.