Falla en seguridad pudo acabar en tiroteo en inauguración de Copa

Un francotirador de la policía brasileña pidió permiso para realizar un disparo letal durante el partido inaugural de la Copa del Mundo Brasil 2014, en Sao Paulo, por la presencia de un hombre armado, pero en el último momento la acción fue abortada.

Un francotirador del Grupo Especial de Rescate de la policía civil identificó a un hombre armado vestido de policía militar en una zona restringida cercana al palco donde estaba la presidenta Dilma Rousseff y varios jefes de Estado.

El policía pidió autorización para disparar, reveló este viernes el diario Folha de S. Paulo.

El centro de comando de operaciones estuvo a punto de dar la orden, que habría causado pánico entre los 60 mil espectadores al juego y habría sido reportada en vivo por miles de cámaras de televisión, pero las fuerzas de seguridad finalmente identificaron a la persona como un policía militar que había entrado en la zona para investigar un paquete bomba sospechoso.

Más de 170 mil personas del Ejército, las policías y las fuerzas de seguridad privadas participan en las labores de mantenimiento del orden en Brasil, país que gastó más de 800 millones de dólares en reforzar la seguridad en el país durante la Copa.