Las letras nacionales están sanas: Silvia Molina

Las letras nacionales están sanas. Actualmente hay numerosos escritores y muchos de ellos son jóvenes. Además, hoy existen muchas posibilidades de publicar cada vez más y se cuenta con innumerables editoriales alternativas que antes no había, aseguró la escritora Silvia Molina.

La narradora, ensayista, editora y promotora cultural nacida en esta capital en 1946 añadió, durante una entrevista con Notimex, que "cada vez se lee más y los programas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) están enfocados a hacer que los niños lean, a través de diversos mecanismos de motivación".

Añadió que la publicación de libros, programas de lectura y nuevos recintos fijos y ferias itinerantes hacen hoy a los lectores de mañana. Tras esa declaración manifestó su felicidad y emoción por ser miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua (AML).

"Estoy muy emocionada, es una distinción pertenecer a esa corporación de tanto prestigio, y en mi caso, la felicidad es doble, porque hoy ingreso como miembro correspondiente en Campeche. Me parece que será una forma de servir mejor a mi estado natal, pues soy una apasionada de esa entidad", dijo.

La entrevistada destacó que desde siempre se ha interesado en la relación que guardan la lengua, la literatura y la historia. "Esa es mi materia de estudio, con lo que yo trabajo todos los días, incluso a lo largo de mi carrera he abordado la novela histórica varias ocasiones; se aprende todos los días de esas materias".

En septiembre pasado fue electa como miembro correspondiente de la AML en Campeche. Ella no solo es novelista, sino también ensayista, dramaturga, cronista y editora. A decir de la AML, su prosa tersa y sugerente, nunca pierde de vista los movimientos que rigen en la superficie y el subsuelo de la historia.

De septiembre del año pasado a la fecha, aseguró más adelante la entrevistada, ha aprendido muchas cosas. "Cada sesión que realiza la respetada AML es un aprendizaje muy grande y he notado la vocación de servicio, a través de la lengua española, de todos mis demás compañeros".

Sobre el discurso que más tarde dirigiría por su ingreso formalizado a la AML, Silvia Molina destacó que primero agradecería el honor y dedicaría un amplio texto a Luisa Josefina Hernández. "Ella es una grandísima escritora de origen campechano que hoy, retirada de los escenarios, está injustamente olvidada".

Al describirla para rendirle homenaje, Molina se refirió a Hernández como "una escritora compleja: Es novelista, dramaturga, traductora y ensayista muy completa. Me interesó primero su teatro, y cuando leí su narrativa, quedé deslumbrada. Es una escritora enorme, una mujer grande de la literatura mexicana del siglo XX".

Luego, Silvia Molina dirigió sus pasos al auditorio del Museo Tamayo de esta ciudad, donde el académico Vicente Quirarte ya la esperaba, junto con otros miembros de esa corporación, entre ellos el director Jaime Labastida Ochoa, para escuchar su discurso de ingreso y luego responder con una bienvenida.

De esa manera, Molina, una de las mujeres de letras más solventes del panorama hispanoamericano de la actualidad, evocó a sus padres y hermanos, amigos y compañeros de lides literarias. Por su parte, Quirarte expresó que "su talento será altamente benéfico para la Academia Mexicana de la Lengua".