Elementos individuales destacan en el juego colectivo de México

La fortaleza de la selección de México en la primera fase de la Copa del Mundo Brasil 2014 ha sido su trabajo colectivo, sin embargo, es innegable decir que hay jugadores que han destacado de manera importante.

La buena noticia para el técnico Miguel Herrera es que en cada línea cuenta con elementos que han sobresalido, comenzando, claro está, en la portería con Guillermo Ochoa.

El elemento surgido del América se ganó la titularidad en el último momento. Sólo a cuatro días del debut ante Camerún el "Piojo" se decidió por él y ha cumplido de manera brillante, sobre todo en el partido ante Brasil, donde recibió elogios de todo el mundo.

De hecho, la atajada que realizó al cabezazo de Neymar ha sido considerada hasta el momento como la mejor de esta justa mundialista. En tres juegos sólo ha recibido una anotación.

En la zaga, el capitán y líder moral de los jugadores es Rafael Márquez, veterano de 35 años que disputa su cuarta Copa del Mundo y lo hace con liderazgo, no sólo en el cuadro bajo, sino prácticamente en todos los sectores de la cancha.

Luego de la baja por lesión de Juan Carlos Medina, toda la responsabilidad de la contención recayó en José Juan Vázquez, un elemento de talla pequeña pero que es un verdadero "Gallo" (como su apodo lo indica) por la manera en que pelea cada balón, pero no sólo eso, pues también le da "ritmo" a la salida del equipo.

Desafortunadamente para el equipo no podrá estar en el decisivo juego de octavos de final ante Holanda, ya que acumuló dos tarjetas amarillas y por consiguiente un partido de suspensión.

A su lado, por el sector de la derecha se encuentra el volante Héctor Herrera, quizá el jugador más talentoso de toda la selección, quien además de darle gran proyección al frente, se sacrifica para ayudar en la recuperación.

En Alemania 2006 jugó apenas un partido, sin embargo, fue altamente elogiado. A ocho años de eso, Andrés Guardado se ha convertido en un referente del equipo, cuando todo indicaba tendría un papel secundario, algo que no estuvo dispuesto a aceptar y carga el peso del equipo por la banda de la izquierda.

Adelante, y pese a que sólo ha marcado un gol, Oribe Peralta es el hombre de confianza de Herrera, quien sabe que en cualquier momento puede, ya sea marcar gol, o dar servicio para uno.

Así, con estos elementos como los más destacados luego de tres partidos, el Tricolor se alista para buscar una histórica actuación, el ansiado quinto partido, cuando el domingo enfrente a su similar de Holanda.