La asociación con ex repúblicas soviéticas no perjudica a Rusia: UE

Los acuerdos de asociación firmados hoy por la Unión Europea (UE) con Ucrania, Moldavia y Georgia no tienen como objetivo perjudicar a Rusia, aseguró hoy aquí el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Los pactos, que incluyen una gradual liberalización comercial, fueron ratificados este viernes en Bruselas durante una cumbre con los jefes de Estado y de gobierno de los 28 Estados miembros de la UE.

Rusia advirtió que la asociación tendrá "serias consecuencias" para las tres ex repúblicas soviéticas y amenazó a la UE con tomar "medidas de protección" en caso de que su economía sea perjudicada.

"No hay nada en esos acuerdos, ni en la postura de la UE, que pueda perjudicar a Rusia de ningún modo. La UE sigue dispuesta a implicarse con Rusia tanto como sea necesario para aclarar posibles malentendidos y para dibujar juntos un futuro más seguro para nuestro continente", sostuvo Van Rompuy.

También el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, trató de tranquilizar Moscú, afirmando que la UE "no está buscando una relación exclusiva" con Ucrania, Moldavia y Georgia.

"Acreditamos en sociedades abiertas, economías abiertas, regionalismos abiertos. Esos acuerdos son positivos y tienen por objetivo dar más impulso a las relaciones internacionales de nuestros socios, no competir o interferir en sus relaciones con cualquier otro vecino", aseguró.

No obstante, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, afirmó que con la signatura del acuerdo Ucrania demuestra "su voluntad de un futuro dentro de la UE", pese a que nada en el documento hace referencia a una futura adhesión.

También el presidente de Georgia, Irakli Garibashvili, afirmó que el pacto "es un plan maestro para la europeización" de su país, cuya integración en la UE "es irreversible".

Por su parte, el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Anders Fogh Rasmussen, señaló que la asociación "profundizará significativamente los lazos políticos y económicos entre la UE y sus tres socios el Este".

"Contribuirá para consolidar la libertad, estabilidad y prosperidad en Europa. Permitirá una cooperación cercana para fortalecer el Estado de Derecho, avanzar en las reformas judiciales, luchar contra la corrupción, asegurar el respecto por los derechos y libertades fundamentales, y fortalecer instituciones democráticas", opinó.