Encabezados por campeón España, europeos los decepcionantes

Con el monarca vigente España a la cabeza, junto con el tetracampeón Italia, Portugal e Inglaterra, la lesión europea forma parte de las actuaciones decepcionantes en la Copa del Mundo Brasil 2014.

La lesión europea llegó a la vigésima edición de la máxima fiesta del balompié con 13 representantes, nueve calificados de manera directa, incluida la "Roja", pues por primera vez la FIFA determinó que el campeón defensor debía ganar su sitio, así como cuatro llegados a través de la repesca.

Tras los títulos en la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, primera en su historia, así las Eurocopas de 2008 y 2012, España partía como uno de los favoritos, pero el duro debut que tuvo, el descalabro 1-5 ante Holanda, con par de tantos de Robbie van Persie y otro de Arjen Robben, en la revancha de la final de hace cuatro años, fue una losa demasiado pesada.

Siguió el revés 0-2 ante Chile, uno de los conjuntos revelación en esta justa, resultado con el cual matemáticamente quedó eliminado del torneo, aunque todavía tenía su choque pendiente ante Australia, al cual goleó 3-0 para no ser último del grupo B.

Italia, tetracampeón mundial y que había agradado durante las eliminatorias por el estilo ofensivo que había mostrado bajo la tutela de Cesare Prandelli, lejando al histórico estilo defensivo, es otra de las sorpresas desagradables de la primera fase al quedar marginado de la lucha por el campeonato.

Empezó con el pie derecho al derrotar a los ingleses 2-1 sin esforzarse mucho, pero jugó con exeso de confianza ante Costa Rica, que lo maniató de forma clara en el terreno de juego.

Debió pelear por su calificación hasta su tercer encuentro, pero no pudo superar a la garra charrúa y con un gol del defensa central Diego Godín ya muy cerca del final su última esperanza de calificar junto a los ticos se esfumó, al sumar un segundo tropiezo, que motivó la renuncia del técnico Cesare Prandelli.

Inglaterra, que contaba con figuras como Wayne Rooney, Steven Gerrard y Frank Lampard como base de un grupo de jóvenes interesantes como el goleador Daniel Sturridge, Danny Welbeck y Raheem Sterling, cortó una inercia de cuatro copas del mundo de avanzar a octavos de final.

Par de derrotas consecutivas por idéntico 1-2 contra Italia y Uruguay lo dejó moribundo antes de tiempo.

Portugal es otro de los conjuntos del "viejo continente" que decepcionó con su funcionamiento y resultados, pues dependió de más de su astro Cristiano Ronaldo, quien nunca estuvo en condiciones físicas óptimas para ayudar a su equipo.

El representativo lusitano fue víctima de las lesiones y circunstancias durante el descalabro 0-4 ante Alemania de su debut, del cual no se repuso. El zaguero Pepe expulsado, el zaguero Fabio Coentrao con una lesión que lo mandó de regreso a casa, así como otras lesiones costaron muy caro.

Un pase de CR7 para Varela en tiempo de reposición para empatar 2-2 ante Estados Unidos lo mantuvo con vida para su último juego, pero ni siquiera su victoria 2-1 sobre Ghana en su tercer encuentro fue suficiente para calificar.

Fuera del continente europeo, otras decepciones en Brasil 2014 son Ecuador, único seleccionado de seis de América del Sur que quedó marginado de los octavos de final y del cual se esperaba más, pero cuyo debut negativo ante Suiza fue decisivo para que sus posibilidades de avanzar se limitaran antes de tiempo.

Ghana, entre los africanos, es otra de las selecciones que dejó amargo sabor de boca, porque pese al buen juego que mostró en sus dos primeras presentaciones, ante Estados Unidos (1-2) y Alemania (2-2) careció de la fuerza para sacar los puntos necesarios para hilvanar su tercera calificación a octavos.

Y por si fuera poco, problemas disciplinarios al interior del grupo motivaron la expulsión de dos de sus elementos más experimentados, Sulley Muntari y Prince Boateng previo al choque ante Portugal, donde debían contar con lo mejor de su arsenal para buscar su calificación.