Costa Rica, Colombia, México, Chile y Argelia, sorpresas

Costa Rica, Colombia, México, Chile y Argelia son las escuadras que han representado una sorpresa agradable en la XX Copa del Mundo de Futbol Brasil 2014, transcurrida la fase de grupos, donde todos ellos calificaron a octavos de final.

El conjunto tico es sin duda la selección con los resultados más inesperados, porque tras el sorteo de grupos efectuado el 6 de diciembre del 2013 fue apuntado como víctima de los tres países con que compartiría el grupo D: Italia (4), Uruguay (2) e Inglaterra (1), todos ellos monarcas del mundo.

Cuando empezó su participación en Brasil 2014 ante el conjunto charrúa el 14 de junio en Fortaleza, las expectativas parecían cumplirse cuando se fue abajo en el marcador, pero los pupilos del colombiano Jorge Luis Pinto empezaron a atraer miradas y generar comentarios positivos con la voltereta en el segundo tiempo para ganar 3-1.

Tras vencer al bicampeón Uruguay (1930 y 1950), enfrentó en su segundo juego a Italia, cuatro veces monarca del orbe. Salvó dos opciones de peligro por fallas de Mario Balotelli, pero después el silbante Enrique Osses perdonó a los azzurros una pena máxima, aunque un gol de Bryan Ruiz lo guió al triunfo.

Muy criticada por el mundo periodístico fue la determinación de la FIFA de citar a siete jugadores del cuadro centroamericano a hacer exámanes antidoping al final del partido, pues pareció tratar de proteger a los italianos.

Cerró con un empate sin anotaciones ante Inglaterra, monarca en 1966, adversario que ya no tenía posibilidades de avanzar.

Costa Rica enfrentará a Grecia en octavos de final, el próximo domingo en Recife, a las 17:00 horas locales.

Colombia es otra de las agradables sorpresas en la Copa del Mundo de Brasil 2014, pues más allá de su buen desempeño en las eliminatorias bajo al tutela del argentino José Pekerman, ha destacado con su estilo de juego ofensivo y contundencia, que ha hecho extrañar a su astro Radamel falcao, ausente por lesión.

Su primera nota positiva la dio el 14 de junio en Belo Horizonte, cuando debutó con goleada 3-0 sobre Grecia, para después vencer 2-1 a Costa de Marfil y cerrar con goleada 4-1 sobre Japón, que generó la renuncia del italiano Alberto Zacheronni al timón de los asiáticos, que habían sido los primeros calificados a la justa.

Una ronda perfecta, algo que lograron sólo tres selecciones más (Argentina, Holanda y Bélgica), fue acompañada por gradas tapizadas de amarillo en las tres plazas donde jugaron (Belo Horizonte, Brasilia y Cuiabá), así como alegres celebraciones tras cada una de sus nueve tantos, la segunda mayor cifra de esta ronda, sólo por debajo de Holanda (10).

México, otra de las escuadras nacionales que marcó el hito de que tres representantes de la Concacaf avancen por vez primera a octavos de final, también ha sido una revelación, con una ronda de grupos donde la intensidad, entrega y compañerismo puesta por sus integrantes lo mantiene invicto.

Tras un caótico camino para clasificarse a esta vigésima copa del mundo, en la que estuvo a punto de ver rota su serie de cinco ediciones al hilo de sacar su boleto, lo cual lo obligó a disputar ante Nueva Zelanda, representante de Oceanía, una serie de repechaje intercontinental, ha tenido un desempeño inesperado.

Por el escaso tiempo de preparación que tuvo bajo la tutela del técnico Miguel Herrera, quien ha atraído las miradas del mundo periodístico y en las redes sociales, dejó satisfecha a su afición cuando debutó con triunfo 1-0 sobre Camerún, donde se vio afectado por dos goles anulados por inexistente fuera de juego.

Luego, de la mano de una destacada labor de su guardameta Guillermo Ochoa, salió avante ante el anfitrión, ante el cual bajó la cortina, para seguir frente a Croacia en busca de calificar a octavos y ligar su sexto pase a ésta fase, logro que alcanzó tras vencer a los balcánicos 3-1 en un duelo dramático, para cerrar como sublíder del grupo A invicto y con siete puntos en la bolsa.

El Tricolor enfrentará en octavos de final a Holanda, el próximo domingo en Fortaleza a las 13:00 horas tiempo local, en pos de su primera calificación a cuartos de final fuera de su país desde que el número de participantes creció de 16 a 24 (en España 1982) y luego hasta 32 (en Francia 1998) de forma respectiva.

Otro latinoamericano que ha destacado es Chile, que luego de batallar con Australia en su presentación, pese a que se impuso 3-1, doblegó con categoría al campeón vigente España 2-0 para ser de los primeros calificados a segunda fase. Y si bien cayó ante Holanda 0-2 en la tercera fecha, se quedó con uno de los pases que muchos daban para los decepcionantes ibéricos.

Argelia, uno de los dos representantes africanos que calificó a octavos de final, es otra de las agradables sorpresas que ha dado por ahora la máxima fiesta del balompié efectuada en suelo brasileño por segunda vez en la historia.

Ubicado en el grupo H, junto con Bélgica, Rusia y Corea del Sur, mostró un futbol alegre y con fortaleza en la táctica fija, dinamismo y labor positiva de su arquero Rais Mbolhi.

Aunque comenzó con un descalabro 1-2 su cuarta participación mundialista, complicó bastante a Bélgica, uno de los conjuntos catalogados como favoritos del sector, que en el segundo tiempo logró la voltereta para dejar con las manos vacías a los pupilos del bosnio Vahid Halilhodzic.

Se desquitó con Corea del Sur, su segundo rival, al que superó 4-2, con un primer tiempo redondo en el cual tomó ventaja de tres a cero. Y cerró frente a Rusia, otro de los cuadros de los que se esperaba calificara a octavos bajo el mando del italiano Fabio Capello, al que maniató tras alcanzarlo 1-1, para dejarlo fuera de la lucha por el título, como sucedió a siete de 13 europeos.

En octavos de final se medirá a Alemania, uno de los seis conjuntos del "viejo continente" que siguen en la lucha, choque a jugarse el lunes 30 en Porto Alegre a las 17:00 horas locales.