Latinos invaden Copacabana tras éxito de sus países en Brasil 2014

El éxito de las selecciones latinoamericanas de futbol en la Copa del Mundo Brasil 2014 ha provocado un despliegue de banderas, cantos y aficionados en la playa de Copacabana, donde se concentra el grueso de la fiesta mundialista.

Los latinoamericanos Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México y Uruguay coparon siete de los 16 puestos en octavos de final, luego de concluir este jueves la etapa de grupos del torneo.

Si no fuera por el anfitrión Brasil --que por razones obvias tiene más seguidores en los cuatro kilómetros de la Avenida Atlántica--, Chile y Argentina se disputarían el puesto por el país que más aficionados trajo.

Los colombianos, que el sábado enfrentarán a Uruguay, también son numerosos, y algunos no olvidan desplegar banderas en que, como la de Alejandra García, una joven de Bogotá, se recuerda que el país está en pleno proceso de paz con las guerrillas rebeldes.

Las posibilidades mundialistas de Chile en plena forma, que eliminó a España y se apresta a enfrentarse a Brasil, y de Argentina con Lionel Messi en estado de gracia, han provocado que decenas de miles de aficionados hayan viajado por todos los medios posibles a Brasil.

El caso de muchos chilenos es notable porque llegaron a Río de Janeiro en caravanas, recorriendo siete mil kilómetros para apoyar a la selección en su primera fase del Mundial.

Su numerosa presencia -autoridades estiman en unos mil los vehículos chilenos llegados a Brasil para el Mundial- no dejó indiferente a las autoridades, quienes tras unos días permitiendo el aparcamiento en la Avenida Atlántica ordenaron mover los vehículos al Sambódromo.

Esa caravana de vehículos no se detiene, muchos ya emprendieron el viaje desde Río de Janeiro a Belo Horizonte, situado a unos 500 kilómetros, para asistir al juego entre Brasil y Chile de este sábado.

El secretario de Turismo del estado de Minas Gerais, Tiago Lacerda, informó este jueves que se esperan unos 30 mil chilenos en la ciudad para el partido, buena parte de ellos viajando por vía terrestre.

"Esta no es la Copa de Brasil, es la Copa de América del Sur. Estamos preparados para una nueva invasión, en el buen sentido de la palabra, como ya ocurrió con colombianos y argentinos", dijo Lacerda.