Periodistas premiados con el galardón Ortega y Gasset, así como los directivos del diario español El País, llamaron hoy a defender el periodismo ante las presiones del poder, los cambios por la modernidad y letargo en que suele caer este oficio.

La entrega de la edición 30 de los Premios Ortega y Gasset destacó el valor del ejercicio periodístico de servicio a la sociedad, a través del rigor, la investigación, la seriedad, y el servicio a la ciudadanía.

El consejero delegado del Grupo Prisa y presidente de El País, Juan Luis Cebrián, recalcó que el futuro de los periodistas puede llegar a ser brillante en tanto se comprendan los nuevos hábitos de los lectores, de los ciudadanos.

"En este mundo serán los periodistas más necesarios que nunca, rigurosos, capaces de investigar, comprobar frentes, desafiar presiones y servir a la verdad, pensar en los lectores antes que en los poderes", manifestó.

El director de El País, Javier Moreno, recordó el deber de los periodistas de "dar testimonio, de lo que le sucede a otros y dar la voz a quienes no se les escucha".

Por su parte, la periodista cubana y miembro del jurado, Yoani Sánchez, advirtió que el periodismo está actualmente en una crisis tanto por los monopolios económicos e ideológicos, como por el final de los modelos tradicionales de creación y consumo de noticias.

Destacó el valor de los premiados por "golpear el grueso muro de la desinformación y la apatía", y llamó a "denunciar e intentar abolir todas las formas de limitación de la libertad de expresión que existe en cualquier lugar bajo cualquier modelo político".

En la ceremonia se entregó el premio en la categoría de Periodismo Impreso al colombiano Alberto Salcedo Ramos, quien publicó el reportaje "La travesía de Wikdi", sobre el camino de cinco horas que un niño colombiano hace cada día bajo riesgo a su escuela.

El texto fue publicado en la revista Soho, y el jurado valoró su calidad, que resalta la importancia del aprendizaje y la educación. Su autor al recibir el premio, agradeció "al periodismo que siempre me ha puesto en situación maravillosa de ser testigo".

En Periodismo Digital el premio fue para el español Juan Manuel Robles, por un video grabado el 25 de septiembre de 2012 en la estación de Atocha, Madrid, sobre las protestas sociales ante la crisis y las cargas policiales contra manifestantes.

En su mensaje, Robles agradeció el premio y aseguró que lleva años con su cámara grabando en las calles y criticó la "nefasta" cobertura de muchos acontecimientos y cuestionó que en España "el periodismo está en manos de inversionistas y que sirve a intereses políticos".

El Premio de Periodismo Gráfico fue para el español Emilio Morenatti, por una imagen tomada el 30 de marzo de 2012 durante la huelga general en Barcelona, noreste de España, en la que la dependiente de una tienda esta aterrorizada por los destrozos violentos.

En la categoría de Trayectoria Profesional, el premio lo recibió el español Jesús de la Serna, por su carrera en el periodismo, su interés para llevarlo a la modernidad, su labor como formador de muchas generaciones de periodistas.

Cada uno de los premios está dotado de 15 mil euros (unos 19 mil dólares) y una obra impresa del artista español Eduardo Chillida.

El jurado estuvo formado por las periodistas Pepa Bueno y Yoani Sánchez, el fotógrafo Raúl Cancio, la actriz Irene Escolar, el Académico de la Real Academia Española, Darío Villanueva, Luis Cebrián, los ex directores del diario El País, Joaquín Estefanía y Jesús Ceberio, y el director adjunto, Vicente Jiménez.