Tedi López Mills deja ver la codicia que anida en los poetas

La autora Tedi López Mills aseguró que "los poetas somos codiciosos y siempre queremos tener a todo el público leyendo nuestros libros. Tenemos el deseo permanente de convertir a los no lectores de poesía en lectores de poesía, sin embargo, por esa imposibilidad, pensamos sólo en ser leídos por otros poetas que habitan este mundo".

Nacida en la Ciudad de México en 1959, Tedi López Mills ha publicado 10 libros de poesía, entre ellos: "Cinco estaciones", "Un lugar ajeno" y "Segunda persona", con el que ganó el Premio Nacional de Literatura "Efraín Huerta", y esta tarde, en entrevista con Notimex, habló de su más reciente entrega, "Amigo del perro cojo", que ya circula aquí.

Sobre el personaje de la obra, el amigo al que la autora dirige este florilegio de poemas, "sirve de ancla incierta pero entrañable en el ir y venir de una voz, la de quien recorre el mundo en derivas vitales y literarias a través de las rutas de la imaginación y los países ajenos. Paisajes que mutan ante la mirada de quien intenta registrarlos", explicó.

Al justificar la lectura de "Amigo del perro cojo", apuntó que se trata de "un poemario que tiene un poco de todo. Tiene una parte de Finlandia al Estado de México, una especie de descripción extraña de una fotografía que incluye al señor y a la señora Gómez con sus hijos y su gato, y todo ello, da forma y vida a un libro de mil aventuras truncas".

Truncas, subrayó, para que sea cada lector quien a partir de sus propias experiencias y vivencias, ponga la parte final a cada poema, a cada texto escrito con pedacitos del corazón y del alma de la autora, quien despeja un camino sinuoso, erizado de rareza y vibraciones del lenguaje. Una bitácora de viajes, fragmentos de otredad y alucinaciones dispersas.

La entrevistada advirtió que es para lectores que no tengan miedo a la incomprensión, porque no entender algo a la primera es interesante. "Eso se convierte en algo que uno desea seguir leyendo. En realidad, hay una cantidad impresionante de poesía que no es entendible a la primera lectura", reconoció, quien puso un perro, cojo en el centro de su libro.

Ese perro sí se da a entender, trotando sobre presencias y ausencias, aseguró la autora de otras obras como "Glosas", "Horas", "Luz por aire y agua", "Un jardín, cinco noches (y otros poemas)", "Contracorriente" (Premio Nacional de Literatura "José Fuentes Mares") y "Parafrasear", además de los ensayos "La noche en blanco de Mallarmé" y "Libro de las explicaciones".

Su poemario "Muerte en la rúa Augusta" ganó el Premio "Xavier Villaurrutia" de Escritores para Escritores y obtuvo la primera Beca de Poesía de la Fundación Octavio Paz en 1998. Ha sido becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) en 1994 y del Fideicomiso para la Cultura México/Estados Unidos en 1996.

Tedi López Mills se ocupa de un aspecto muchas veces soslayado por sus colegas. "Espero, de libro en libro, no ser la misma; apuesto por terminar cada entrega y que la siguiente sea distinta; me preocupa no caer en una poética que se convierta en mi propia muletilla y en mí misma". Por eso, trabaja, piensa y escribe poemas para todos.