Florida anula pena capital a reo gracias a prueba de ADN

La Suprema Corte de Florida anuló hoy la pena de muerte impuesta a un reo hace 30 años, gracias a nuevas pruebas de ADN que lo desacreditaron como el autor de un homicidio.

Con una decisión dividida de cinco votos contra dos, el tribunal dictaminó que Paul Hildwin debe tener otro juicio porque la nueva evidencia de ADN "desacredita completamente" el caso de la fiscalía estatal.

La nueva evidencia apunta a la persona que Hildwin dijo todo el tiempo que había cometido el crimen, el novio de la víctima, condenado en 1998 a 20 años de cárcel por intento de agresión sexual de un niño.

"Nos ha llevado una década conseguir la justicia que se merecía, pero al fin la hemos logrado", dijo a la prensa Nina Morrison, abogado del Proyecto Inocencia.

Hildwin había sido encontrado culpable y condenado a la pena capital por el asesinato de Vronzettie Cox, de 42 años, cuyo cuerpo desnudo fue encontrado metido en un auto aparcado en un bosque del condado de Hernando, centro de Florida, en septiembre de 1985.

La mujer murió estrangulada con una camiseta.

Los fiscales en 1986 sostuvieron que el ADN encontrado en la escena del crimen tenía las características de la sangre de Hildwin, pero las pruebas recientes muestran que pertenecía al novio de Cox.