Consejo Nacional de la Raza pide solución a crisis de niños migrantes

El Consejo Nacional de la Raza (NCLR), la mayor organización que defiende los derechos de los latinos en Estados Unidos, demandó hoy una solución integral a la crisis de niños indocumentados que viajan solos a este país.

La presidente del NCLR, Janet Murguía, sostuvo que los miles de menores detenidos deben ser considerados como refugiados y recibir el tratamiento legal correspondiente.

"Lo que estamos viendo aquí es una cuestión humanitaria internacional urgente", dijo Murguía.

El NCLR, que apoyó el plan del senador Bob Menéndez -de origen cubano-, sostuvo que la solución no implica sólo hacer cumplir la ley y las políticas nacionales de Estados Unidos, sino también la política exterior del país y la participación de organismos internacionales.

"El plan exige concentrarse de inmediato en el bienestar de los niños, tomar medidas enérgicas contra los traficantes y un renovado énfasis para la promoción del desarrollo social y económico de la región", destacó.

El Comité de Gastos de la Cámara de Representantes aprobó esta semana una asignación de 120 millones de dólares adicionales para lidiar con la crisis humanitaria de los niños indocumentados como parte del presupuesto del año fiscal 2015.

Del total de recursos, unos 88 millones de dólares serán destinados a la iniciativa de refuerzo a la frontera sur de México, unos 20 millones a las operaciones contra contrabandistas de personas y unos 10 millones para la repatriación de menores de edad.

La propuesta del Comité aún debe ser llevada al pleno de la Cámara de Representantes.

Por separado, el Comité de Gastos del Senado develó un presupuesto que incluye unos 40 millones de dólares adicionales para el presupuesto de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) a fin de lidiar con el flujo de niños migrantes.

De ser aprobados al término de su trámite legislativo, los recursos estarían disponibles hasta el inicio del año fiscal 2015 que inicia el 1 de octubre próximo.