Esperan crecimiento de 2.2% en economía para este año

Al concluir este año la economía del país registrará un crecimiento de 2.2 por ciento, con una generación de 525 mil empleos y una inflación de 3.8 por ciento, pronosticó el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

El director del organismo, José Luis de la Cruz, comentó que a pesar de la creación de 62 mil empleos para este año, este nivel será inferior a las 1.2 millones de plazas laborales que se requieren en México cada año.

Durante la presentación del Análisis sobre la Inversión Productiva para el Crecimiento Económico, señaló que habrá una generación mayor de empleos este año.

Sin embargo, abundó que aumentará la tasa de desocupación en comparación con 2013, que se ubicó en 4.25 por ciento, mientras que para el actual periodo se espera que sea de 4.9 por ciento.

Al presentar la investigación "Evitar la expulsión del sector privado", en el marco de la Firma de Declaración Conjunta entre la ONUDI y el IDIC, explicó que el aumento en la tasa de desocupación se debe a que no se generaron cerca de 700 mil empleos formales.

De este modo, consideró necesario que el sector privado nacional reciba el mismo trato que la inversión extranjera y que se le vincule con las reformas aprobadas, en específico, con la financiera.

"Necesitamos el mismo tratamiento desde la parte estadística para que a partir de ahí se generen estrategias y evidentemente crear programas de fomento, así como una participación del Estado que favorezca un desarrollo integral de la economía", comentó.

Para generar un mayor desarrollo es necesario evitar la expulsión del sector privado y el financiamiento improductivo, además de implementar una política industrial de tercera generación.

En su oportunidad, el presidente del IDIC, Raúl Gutiérrez, dijo que el desempeño de la economía mexicana durante las últimas tres décadas deriva en sectores sin crecimiento, "dejando vulnerable a la inversión productiva, el mercado laboral".

Además, consideró necesarias políticas públicas que refuercen y den sentido a las reformas estructurales aprobadas o que aún están en proceso de definición, para así garantizar que los requerimientos productivos y sociales no permanezcan aislados, ni que éstos generen incertidumbre.

"Es fundamental tomar las medidas para no generar un riesgo en el futuro económico, a lo cual, se suma la modificación fiscal que ha frenado la inversión y con ello, la generación de empleo", dijo.