Tener adicciones a drogas es "vivir muriendo", dice castro Bolio

Tener una adicción a las drogas equivale a "vivir muriendo" o "morir en vida", afirmó el director del Centro Integral de Salud Mental (Cisame) de Hermosillo, Armando Castro Bolio.

En visita a esta frontera, el psiquiatra impartió una plática a personal del Sector Salud y de los centros de desintoxicación, en el marco del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.

En las instalaciones del Colegio Médico, recordó que en la capital del estado en los años 80 se abrió el primer módulo de atención a farmacodependendientes y entonces consultaban a 15 pacientes y eran por consumo de marihuana.

Con el correr de los años a esa área del hospital "Carlos Nava" empezaron a llegar más pacientes, además de aparecer otras sustancias en las adicciones como la heroína, cocaína, las de tipo anfetamínico y luego el cristal, agregó.

"Nosotros prácticamente fuimos viviendo el desarrollo de esta situación, es decir, hoy México es un país inmerso en la droga, como lo son los Estados Unidos y muchos de los países del mundo", observó.

Afirmó que las drogas causan episodios más críticos y más severos en las personas que los ocasionados por el alcohol, el cual también es una droga y se conocen sus efectos en la llamada "cruda" moral, económica y física.

"Nos sentimos mal porque tras una noche de tragos nos gastamos el dinero para pagar la luz. Hay que entender que las drogas generan conflictos internos más fuertes. Tener una adicción a las drogas equivale a vivir muriendo o morir en vida", afirmó Castro Bolio.

El psiquiatra estableció que esos sentimientos de contradicción pueden llevar a las personas a pensar en el suicidio, fenómeno que según se conoce, en bastantes casos está relacionado a las adicciones.

Puntualizó que lo importante es que las autoridades realizan un esfuerzo considerable en los diferentes municipios de Sonora, para llevar atención profesional y cercana a las personas que padecen farmacodependencia.

De hecho, comentó, su visita a esta frontera acompañado de otros médicos y psicólogos adscritos al Servicio Estatal de Salud Mental de Sonora, obedece a capacitar a grupos locales para que puedan prevenir las adicciones y sus efectos colaterales.