Aboga clérigo chiíta por gobierno de unidad nacional en Irak

El clérigo radical chiíta iraquí, Muqtada al-Sadr, pidió hoy un gobierno de unidad nacional con la participación de todos los sectores del pueblo iraquí, ya que "nuevas caras" son necesarias para hacer frente a los yihadistas y la rebelión sunita.

"El gobierno (de al Maliki) debe comprometerse a responder a las demandas pacíficas y legítimas de los sunitas moderados que han sufrido la marginación y exclusión", dijo al-Sadr en un discurso televisado pronunciado desde la ciudad santa chiíta de Nayaf.

Al-Sadr, cuyo Ejército Mehdi se ha comprometido a luchar contra el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), exigió "nuevas caras" en un gobierno de unidad nacional, sin cuotas sectarias, en contra de la opinión del primer ministro iraquí, el chiíta Nouri al Maliki.

Además, pidió a los sunitas y chiítas de Irak condenar de manera unificada a las organizaciones terroristas de ambas partes y acordar un pacto entre ellos al respecto, según la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

Al Maliki rechazó la víspera la formación de un gobierno de salvación nacional en el país para intentar dar una salida al actual conflicto, como han pedido varios partidos políticos iraquíes y Estados Unidos.

El clérigo chiíta, quien es rival político de al Maliki, aunque comparten la misma secta del Islam, urgió a las potencias extranjeras dejar de intervenir en los asuntos internos de Irak, en referencia a Estados Unidos y a países vecinos de la región.

Advirtió que combatirá con determinación al EIIL y rechazó la presencia de asesores militares estadunidenses en Irak, que ya iniciaron labores de asistencia al Ejército y las fuerzas de seguridad para revertir la ofensiva del EIIL.

"Estremeceremos la tierra bajo los pies de la ignorancia y el extremismo, tal y como hicimos bajo los de la ocupación", sentenció el religioso en referencia a la resistencia del Ejército Mehdi tras la invasión estadunidense de Irak en 2003.

Las declaraciones del clérigo al-Sadr tuvieron lugar días después de que miles de seguidores de Al-Sadr marcharon por las calles de Bagdad para demostrar su compromiso de luchar hasta la muerte contra los yihadistas del EIIL.

Los yihadistas del EIIL, que también combaten contra el régimen del presidente sirio, Bashar al-Assad, lanzaron el pasado 9 de junio su ofensiva contra el gobierno de al Maliki para tratar de expulsar del poder a la mayoría chiíta de Irak y establecer un califato islamista

Desde entonces, los rebeldes sunitas han tomado el control de Mosul, de gran parte de la provincia de Nínive (norte), de la ciudad de Tikrit y de otros sectores de las provincias de Saladino (norte), Diyala (este) y Kirkuk (norte).

Este jueves, los rebeldes sunitas capturaron la localidad de al Jabal, cerca de Bagdad, próxima a cuatro campos de gas natural donde operan firmas extranjeras, en una nueva victoria del EIIL, informaron fuentes militares.

Por su parte, las fuerzas de seguridad de Irak recuperaron el control de la universidad de Tikrit, en el norte del país, que estaba bajo control de la insurgencia sunita, tras cruentos combates en los que una mujer murió y cuatro civiles resultaron heridos.