Parque arqueológico chileno es lugar ideal para "astroturismo"

El Parque Arqueológico de Geoglifos de Chug Chug, ubicado en el Desierto de Atacama, el más árido del mundo, será uno de los lugares de Chile donde se desarrollará el "astroturismo", informó hoy la Fundación EuroChile.

Chug Chug alberga a una de las mayores concentraciones de geoglifos en el planeta, con cerca de 500 figuras dibujadas en las laderas de cerros ubicados en la Región de Antofagasta, mil 370 kilómetros al norte de Santiago.

Este parque arqueológico recibió hace unas semanas la certificación "Starlight" por parte de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), lo cual significa que es uno de los mejores lugares del país para observar la Vía Láctea.

Ubicados en la comuna de María Elena, los geoglifos presentes en el parque fueron realizados, en su mayoría, entre los años 900 y 1450 por indígenas atacameños y tarapaqueños que habitaron esta zona de Chile hasta antes de la llegada de los españoles.

En el parque existen figuras geométricas, humanas y de animales, atractivo que se verá potenciado con la llegada de turistas chilenos y extranjeros atraídos por la posibilidad de, además, explorar los cielos con una nitidez particular.

Ayer miércoles se abrió en Chug Chug una zona de observación del cielo que cuenta con telescopios, con lo cual se espera potenciar el turismo hacia esa zona del norte chileno, que es desconocida para muchos.

Chug Chug busca convertirse en el futuro, gracias a la certificación "Starlight", en un lugar ideal en Chile para observar la Vía Láctea, los satélites de Júpiter y las Nubes de Magallanes, entre otros puntos del firmamento.

La certificación "Starlight" fue gestionada por la Fundación EuroChile, con el apoyo de la Universidad del Norte, y el programa Innova Chile de la estatal Corporación de Fomento de la Producción (Corfo).

La Unesco otorgó esa categoría, además de Chug Chug, a una zona situada al sur de la ciudad de Antofagasta y al sector Alto Loa, en Calama, distante mil 573 kilómetros al norte de Santiago.

En noviembre pasado, el Parque Nacional Fray Jorge, ubicado a unos 400 kilómetros al norte de Santiago, fue el primero en Chile en recibir la certificación "Starlight" debido a la claridad de sus cielos por la noche.

Las particulares condiciones climáticas del norte chileno, con pocas noches nubladas al año, fue un importante factor que tuvo en cuenta el Observatorio Austral Europeo (ESO) para instalar el observatorio de Cerro Paranal en la Región de Antofagasta, en 1998.