Siria atacó posiciones de yihadistas en frontera con Irak: al Maliki

El régimen de Siria ha lanzado ataques aéreos contra posiciones de los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) en el lado sirio de la frontera con Irak, aseguró hoy el primer ministro iraquí, Nouri al Maliki.

"Sí, aviones sirios realizaron ataques aéreos cerca de la localidad de Qaim", en la frontera entre ambos países", dijo al Maliki en entrevista al servicio árabe de la cadena británica BBC, la primera a un medio internacional desde que comenzó la actual crisis en Irak.

Precisó que cazabombarderos de la aviación siria bombardearon el martes pasado posiciones del EIIL cerca de la localidad fronteriza de Qaim.

Explicó que a pesar de que el gobierno iraquí no había solicitado apoyo militar al régimen del presidente sirio, Bashar al-Assad, él da la bienvenida a cualquier ataque contra la insurgencia sunita.

"No ha habido coordinación pero celebramos esta acción. En realidad, celebramos cualquier ataque contra el EIIL, pero no hemos hecho ninguna solicitud a Siria. Ellos han realizado sus ataques y nosotros los nuestros y los que ganan son los dos países", agregó.

Asimismo, al Maliki anunció que Irak ha comprado a Rusia y Bielorrusia varios cazabombarderos Sujoi, los cuales estarán haciendo misiones aéreas "en unos días", debido al retraso de Estados Unidos en venderle aviones F16.

Desde el pasado 9 de junio, cuando comenzó la ofensiva, los rebeldes sunitas han tomado el control de Mosul, de gran parte de la provincia de Nínive (norte), de la ciudad de Tikrit y de otros sectores de las provincias de Saladino (norte), Diyala (este) y Kirkuk (norte).

Los yihadistas del EIIL, que también combaten contra el régimen del presidente sirio, Bashar al-Assad, lanzaron su ofensiva contra el gobierno de al Maliki para tratar de expulsar del poder a la mayoría chiíta de Irak y establecer un califato islamista en la región.

Los combatientes del EIIL, que tienen el control de grandes zonas del país, amenazan con tomar Bagdad, así como las ciudades santas chiítas de Kerbala y Nayaf.

Ante el temor de los rebeldes sunitas puedan alcanzar Bagdad llevó al gobierno iraquí a pedir a Estados Unidos que lance ataques aéreos contra los yihadistas, sin embargo Washington sólo ha enviado unos 300 asesores militares a Irak y ha descartado el envío de tropas.

Estados Unidos ha dejado claro que los milicianos del EIIL deben ser derrotados por las fuerzas iraquíes y ha abogado por conformar un nuevo gobierno de unidad nacional, una posibilidad que al Maliki ha rechazado.