Luis Suárez suma su tercer castigo por morder a sus rivales

La mordida del delantero uruguayo Luis Suárez al defensa italiano Giorgio Chiellini le causó su tercera suspensión por el mismo incidente, la última que lo hará perderse en resto de la Copa del Mundo Brasil 2014.

La Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) anunció la suspensión de nueve partidos oficiales para el "charrúa" y cuatro meses sin jugar, con lo que suma tres castigos por la misma situación.

Cuando era jugador del Ajax de Ámsterdam, en el año 2010, el internacional mordió a Otman Bakkal en el clásico ante PSV Eindhoven, por lo cual fue suspendido siete partidos por la Federación Holandesa de Futbol y dos más por su club.

Para 2013, ya en el cuadro inglés Liverpool, el charrúa repitió su actuación con mordida en el brazo al defensa del Chelsea, Branislav Ivanovic, por el cual la Liga Premier lo sancionó con 10 encuentros sin ver acción.

Suárez sumará así 28 partidos de castigo "por el gusto" de morder a sus rivales, actitud que pondría en duda su posible salida de los "reds" ante el supuesto interés de otros clubes, y que lo hará perderse el inicio de la próxima Liga Premier.