Mariana Garza y Siliva Olmedo develan placa de Monólogos

Con madrinas de lujo, como la actriz Mariana Garza y la sexóloga, Silvia Olmedo, elenco y equipo de producción de la puesta en escena, Los Monólogos de la vagina, celebraron la noche de este miércoles siete mil 115 representaciones a lo largo de 14 años de estar en cartelera.

El montaje estelarizado por las actrices Beatriz Martínez, Brisia Orozco y Georgina Levin, no sólo arrancó risas y carcajadas de un tema que hoy se ha vuelto tan común y libre entre las mujeres, como el hablar del valor cultural y social que tienen los genitales femeninos, sino que arrancó una que otra lagrima de emoción.

Al final de la obra de Eve Ensler, Mariana Garza y Silvia Olmedo corrieron la tela roja que cubría la tradicional placa y leer los agradecimientos a todas las mujeres que son parte del elenco alternante y al equipo de producción, no sin antes dar la sorpresa de la noche en voz del productor Morris Gibert:

"Es maravilloso develar la placa de estas siete mil cien funciones, que en realidad son siete mil 115, pero también anunciar que por fin Mariana Garza se une a nuestro escenario, porque será la actriz 111 de los Monólogos de la vagina", detalló, para luego recibir las ovaciones del público asistente.

Por su parte Mariana Garza mencionó: "Gracias por el honor de haberme invitado, lo digo con honor festejar con ustedes más de siete mil cien, esto es un testimonio de que en nuestro país se puede hacer teatro, la gente estamos interesadas en apoyar el teatro.

"Porque una de las cosas que son importantes de Monólogos de la vagina, es que ha sido liberador para las mujeres, 14 años de estar escuchando y abriendo el espacio para que podamos indagar sobre algo tan valioso, importante y fundamental para las mujeres, así como para la sociedad, porque es donde se hace la cocreación con el Universo".

La actriz abundó que el festejo es en torno a la vigencia del teatro y en especial al original de Eve Ensler, que ha rebasado el tiempo y donde han pasado más de cien actrices y personalidades, que hablan de este tema: "Y que nos hacen más libres para seguir reconociendo el cuerpo".

En tanto la sexóloga Silvia Olemedo, detalló que a lo largo de sus 15 años de trabajo en la educación sexual, ha descubierto que impartir estos conocimientos es muy complejo:

"Porque informar lo hacen todos, pero cambiar conductas y formas de pensar y emociones es muy difícil, pero cuando combinas información y entretenimiento se logra quitar tabúes y odios, por ello me atrevo a decir que los Monólogos de la vagina han cambiado más formas de pensar, que cualquier sexólogo o terapeuta".

Aseguró que la obra ha sustituido la palabra culpa por entendimiento y placer, ha hecho el trabajo que ni psicólogos ni sexólogos han podido hacer, como el cambiar conciencias: "Por eso felicito a todos por este gran proyecto que ha rebasado conciencias".