Generación de ciencia básica, fundamental para mejorar agricultura

La generación de ciencia básica es fundamental en el inicio de la cadena que permita mejorar la agricultura en México; generación de conocimiento que ayude a la producción agrícola del país a ser autosustentable, destacó el investigador Manuel Martínez Estévez.

En el encuentro "Una agricultura sustentable apoyada en el conocimiento bioquímico y molecular", el también coordinador del encuentro, opinó que es necesario incrementar los esfuerzos a favor de la ciencia básica agrícola, que permita a otros investigadores generar aplicaciones productivas.

Indicó que entre los temas de mayor investigación básica que se discuten en este encuentro están la genética vegetal, la morfogénesis y regulación génica; el metabolismo secundario e ingeniería metabólica, así como la interacción planta-ambiente.

Destacó que la investigación básica sienta las bases para que esa información y resultados sean tomados por otros investigadores que se dedican a la aplicación y logren llevar a la mesa de los mexicanos los resultados, por ello uno de los grandes retos es lograr un intercambio entre especialistas.

Lo que buscamos, dijo, es hacernos visibles y lograr estas colaboraciones entre instituciones y sacar adelante el desarrollo de agricultura sustentable.

Martínez Estévez descartó que pese a la gran generación de investigación básica, el problema de la alimentación sustentable pueda resolverse en poco tiempo.

Empero, si seguimos trabajando a este ritmo puede presentarse en un futuro en la mesa de los mexicanos, pero sin ciencia básica, sin el conocimiento básico de frontera, en muchos de los temas que se tratan en México y en el mundo, es muy difícil que se llegue a la generación de conocimiento y a la economía del conocimiento.

Una economía, continuó, que queremos sea sustentable, que pueda llegar a la mesa de los mexicanos y en su caso pueda generar recursos para su bienestar.

Recordó que en la actualidad, en el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) se ha logrado generar conocimiento básico en productos como el chile habanero, cempasúchil, café, plátano, incluso en el genoma de diversas plantas, "con un potencial de aplicación grande".